• Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Blinatumomab extiende la supervivencia de pacientes con LLA avanzada

30 de marzo de 2017 por Equipo del NCI

El blinatumomab se une simultáneamente a moléculas específicas en las células de LLA y en los linfocitos T y acerca los linfocitos T a las células de LLA lo suficiente para que las reconozcan y destruyan.

Crédito: Wikimedia, CC-BY-SA-3.0

Los pacientes con leucemia linfocítica aguda (LLA) avanzada que recibieron un fármaco de inmunoterapia llamado blinatumomab (Blincyto®) vivieron más que los pacientes que recibieron esquemas convencionales de quimioterapia, según los resultados de un estudio aleatorizado controlado en fase III.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) concedió anteriormente la aprobación acelerada al blinatumomab para el tratamiento de leucemia linfocítica aguda, (llamada también leucemia linfoblástica aguda), basándose en resultados prometedores de pequeños estudios en fase inicial. Los resultados del estudio más grande en fase III confirmó estos resultados previos.

Los pacientes en el estudio habían pasado ya por muchos tratamientos antes de inscribirse, explicó el doctor Richard Little, de la División de Tratamiento y Diagnóstico del Cáncer del NCI, lo que resultó “bastante admirable que se observara una ventaja de supervivencia”, comentó él. “Y, a pesar de ser una pequeña ventaja de supervivencia, pienso que indica la importancia de emplear esta sustancia [para usarse] como parte del tratamiento cuando se diagnostica la LLA al principio”.

Los resultados fueron publicados el 2 de marzo en la New England Journal of Medicine.

Mejores resultados con menos efectos secundarios

El blinatumomab es un tipo de inmunoterapia llamado anticuerpo monoclonal biespecífico. Estos fármacos se unen a dos moléculas diferentes al mismo tiempo. Las dos moléculas a las que se une el blinatumomab son una proteína (CD19) expresada en la superficie de las células de leucemia linfocítica aguda y una proteína (CD3) expresada en las células del sistema inmunitario llamadas linfocitos T. El puente que forma el blinatumomab acerca los linfocitos T a las células de LLA lo suficiente para que las reconozcan y aniquilen.

El estudio clínico actual incluyó a 376 pacientes con LLA que habían requerido muchas veces, en algunos casos, tratamientos convencionales o que no habían respondido a ellos.

Los investigadores del estudio, dirigidos por el doctor Hagop Kantarjian, del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Tejas, asignaron aleatoriamente a los participantes para recibir blinatumomab o la quimioterapia convencional con uno de cuatro esquemas de quimioterapia. Si su cáncer respondió a alguno de los tratamientos iniciales, los participantes podían recibir hasta un año de terapia de mantenimiento con ese tratamiento.

A principios de 2016, el estudio se detuvo temprano a causa de la ventaja de supervivencia que se observó para los pacientes en el grupo de blinatumomab. La mediana general de supervivencia fue de 7,7 meses para pacientes en el grupo de blinatumomab, en comparación con 4,0 meses para pacientes en el grupo de quimioterapia. Los pacientes que recibieron blinatumomab tenían también más probabilidad de experimentar una remisión completa en la que no se encontraban células cancerosas en el torrente sanguíneo (34 contra 16 %).

Los pacientes en el grupo de blinatumomab tenían ligeramente menos efectos adversos en 3er grado (graves) en general en comparación con los pacientes que recibieron quimioterapia (87 contra 92 %). En estudios anteriores de blinatumomab, más de 10 % de los pacientes experimentaron un efecto secundario que posiblemente ponía la vida en peligro llamado síndrome de liberación de citocinas, en el que una inflamación grave se extiende por todo el cuerpo.

Basándose en lo que se descubrió en esos estudios, explicó el doctor Little, se cambió la forma de administrar el fármaco a una infusión continua, gradual, administrada en 4 semanas, lo que redujo el riesgo de síndrome de liberación de citocinas. En la actualidad, los efectos secundarios del blinatumomab “son generalmente menores y más fáciles de manejar con esteroides e interrupciones del [tratamiento]”, dijo el doctor Kantarjian.

“Como sustancia única, el blinatumomab es superior a la quimioterapia convencional, y menos tóxico”, dijo él. “Por esto, nos preguntamos, ¿ahora qué hacemos?”

Más estudios para LLA

“La potencia real de este estudio es que da una fuerte razón para proseguir con este fármaco en fases iniciales de la enfermedad— aun en situaciones por adelantado, sin tratamiento anterior —y combinado con otras terapias novedosas”, comentó el doctor Little. Un estudio clínico que evalúa blinatumomab como parte de tratamiento para pacientes de nuevo diagnóstico está actualmente en curso añadió él.

“Creo que la investigación realmente interesante en esta área es cómo combinarlo en la forma más óptima con otras terapias, continuó él”. Otra sustancia, un conyugado de fármaco y anticuerpo llamado inotuzumab, el cual se apunta a una molécula diferente (CD22) que el blinatumomab en la superficie de las células cancerosas, ha mostrado también resultados positivos en un estudio grande en fase III, por lo que es prometedor evaluar los dos fármacos juntos, dijo el doctor Little.

Otros estudios deberán investigar también la eficacia de blinatumomab combinado con quimioterapia para pacientes recién diagnosticados, comentó el doctor Kantarjian.

“Podemos curar de 40 a 50 % de los adultos con LLA, pero esto es con detrimento de quimioterapia muy intensiva que dura un promedio de 3 años”, explicó el doctor Kantarjian. Él espera que al añadir inmunoterapia a la quimioterapia de primera línea se podría reducir la gravedad y duración del tratamiento inicial, a quizás menos de un año, y aumentar el índice de curación al mismo tiempo.

Otros tipos de inmunoterapias, como las células CAR-T e inhibidores del punto de control inmunitario, están también siendo evaluados en leucemia, añadió el doctor Kantarjian.

“Todos estos están entrando en la arena de la terapia de leucemia, con resultados muy alentadores”, concluyó él.

< Artículo anterior

Tratamiento menos frecuente de ácido zoledrónico es efectivo en prevenir complicaciones de metástasis óseas

Artículo siguiente >

FDA aprueba ribociclib, expande la aprobación de palbociclib para cáncer metastático de seno

Este texto puede copiarse o usarse con toda libertad. Sin embargo, agradeceremos que se dé reconocimiento al Instituto Nacional del Cáncer como creador de esta información. El material gráfico puede ser propiedad del artista o del editor por lo que tal vez sea necesaria su autorización para poder usarlo.

Archivo

2017

2016

2015