Pasar al contenido principal

Olaparib fue aprobado para el tratamiento de algunos cánceres de seno (mama) con mutaciones en el gen BRCA

, por Equipo del NCI

Células humanas de cáncer de seno

Crédito: Instituto Nacional del Cáncer

El fármaco olaparib (Lynparza®) es el primer tratamiento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos para pacientes con cáncer metastático de seno que han heredado mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2.

El 12 de enero, la FDA otorgó la aprobación regular a olaparib para pacientes con cáncer metastático de seno que tienen una mutación en el gen BRCA y que han recibido quimioterapia previamente.

"Este es un gran avance para las mujeres portadoras de mutaciones de la línea germinal en el gen BRCA que tienen cáncer de seno", dijo la doctora Elise Kohn, jefa de Terapéutica del Cáncer Ginecológico de la División de Tratamiento y Diagnóstico de Cáncer del NCI.

"Siempre existe la necesidad de contar con nuevos y mejores tratamientos más activos para las mujeres a quienes brindamos nuestros servicios", continuó la doctora Kohn. "La aprobación nos permite avanzar en una nueva dirección para el tratamiento del cáncer de seno asociado con mutaciones en el gen BRCA ".

Los genes BRCA1 y BRCA2 producen proteínas supresoras de tumores que ayudan a reparar el ADN dañado en las células. Las mutaciones en estos genes causan aproximadamente entre 75 y 80 % de los cánceres de seno hereditarios y entre 5 y 10 % de todos los cánceres de seno, señaló la doctora Kohn.

La selección de pacientes para el tratamiento con olaparib se realiza mediante una prueba diagnóstica complementaria llamada BRACAnalysis CDx, la cual fue aprobada por la FDA para la detección de mutaciones en los genes BRCA en muestras de sangre de pacientes con cáncer de seno que podrían cumplir los requisitos para recibir olaparib.

Olaparib pertenece a una clase de fármacos conocidos como inhibidores de PARP. Estas sustancias bloquean la acción de las proteínas PARP, las cuales ayudan a reparar el ADN dañado en las células al igual que las proteínas BRCA. El bloqueo de las proteínas PARP en las células del cáncer de seno que ya tienen defectos en la reparación del ADN—debido a las mutaciones en el gen BRCA —podría producir muerte celular y más daños en el ADN.

Olaparib ya está aprobado para el tratamiento de algunas pacientes con cáncer recidivante de ovario, de trompas de Falopio o peritoneal primario, incluso para quienes padecen cánceres avanzados y tienen mutaciones en el gen BRCA;  también está aprobado como tratamiento de mantenimiento para algunas pacientes con cáncer recidivante de ovario, de trompas de Falopio o peritoneal primario.

Un estudio indica mejoras en la supervivencia sin avance

La FDA otorgó esta nueva aprobación a partir de los resultados del estudio clínico OlympiAD, en el que participaron 302 pacientes con cáncer metastático de seno sin HER2 portadoras de la mutación de la línea germinal en BRCA.  Participaron en el estudio algunas pacientes con cáncer triple negativo de seno; este tipo de cáncer puede ser agresivo y existen pocas opciones de tratamiento.

Se asignó a las pacientes en forma aleatoria para recibir olaparib o quimioterapia convencional seleccionada por el médico de la paciente. Todas las pacientes habían recibido quimioterapia anteriormente.

El criterio de valoración primario del estudio—que fue financiado por el fabricante de olaparib, AstraZeneca—fue la supervivencia sin avance.

En el estudio, la mediana de supervivencia sin avance fue de 7,0 meses en las pacientes del grupo que recibieron olaparib en comparación con 4,2 meses en las pacientes del grupo que recibieron el tratamiento convencional. En el grupo de olaparib, 59 % de las pacientes respondieron al tratamiento con el fármaco, en comparación con 28,8 % del grupo de tratamiento convencional.

Los autores observaron también que la mediana del lapso transcurrido hasta que las pacientes respondieran a los tratamientos fue similar en ambos grupos (olaparib y convencional). "Este hallazgo es algo importante a tener en cuenta para las pacientes sintomáticas o para quienes la enfermedad avanza con rapidez", agregaron los autores.

El índice de eventos adversos de grado 3 o mayor fue 36,6 % en pacientes que recibieron olaparib y 50,5 % en pacientes que recibieron el tratamiento convencional.

Los efectos secundarios comunes incluyeron niveles bajos de glóbulos rojos (anemia), niveles bajos de ciertos glóbulos blancos (neutropenialeucopenia), náuseas, fatiga y vómitos. Los efectos secundarios graves incluyeron la formación de ciertos cánceres en la sangre o en la médula ósea (síndrome mielodisplásico/leucemia mieloide aguda) inflamación de los pulmones (neumonitis).

"Es sorprendente que casi todos los parámetros evaluados en el estudio—desde el criterio de valoración primario hasta la toxicidad—tuvieron mejores valores con olaparib", dijo la doctora Kohn, y agregó que es necesario realizar un seguimiento más prolongado para evaluar la supervivencia general. "Esto es un progreso para las pacientes”.

Se están realizando estudios clínicos adicionales sobre el uso de olaparib para el cáncer de seno. Por ejemplo, un estudio de distribución al azar en fase 3 está probando el fármaco en pacientes con cáncer triple negativo de seno , y otro estudio, en el que participan algunas pacientes con cáncer triple negativo de seno, está evaluando olaparib en combinación con el fármaco onalespib.

 

< Artículo anterior

Una combinación de fármacos mejora el pronóstico para algunos pacientes con leucemia linfocítica crónica

Artículo siguiente >

Las bacterias intestinales influyen en la eficacia de un tipo de inmunoterapia

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Olaparib fue aprobado para el tratamiento de algunos cánceres de seno (mama) con mutaciones en el gen BRCA publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”