Pasar al contenido principal

Los cambios a la etiqueta de información nutricional reflejan los conocimientos científicos sobre la alimentación y la salud, incluso el cáncer

, por el Equipo del NCI

Los cambios en la etiqueta de información nutricional incluyen: el uso de letra más grande y más oscura para el tamaño de la porción (1) y las calorías (2); valores actualizados que aportan los nutrientes a la dieta diaria (3); y la mención de nutrientes específicos, como los azúcares añadidos (4).

Fuente: Administración de Alimentos y Medicamentos

A partir del 1 de enero de 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) exigió a muchos fabricantes de alimentos que cambiaran la información nutricional de las etiquetas en los envases de sus productos. En esta entrevista, la doctora Robin McKinnon, asesora principal sobre política de nutrición en el Centro para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición Aplicada (CFSAN) de la FDA, y la doctora Jill Reedy, directora de la División de Evaluación de Factores de Riesgo en la División de Control del Cáncer y Ciencias Demográficas (DCCPS) del NCI, explican la actualización de la etiqueta de información nutricional y algunas de las investigaciones que fundamentan estos cambios.

¿Cómo y por qué se actualizó la etiqueta de información nutricional?

Doctora McKinnon: La etiqueta de información nutricional ya tenía más de 20 años, y había llegado el momento de ponerla al día con los nuevos datos científicos. Esto incluye la relación entre la nutrición y las enfermedades crónicas, como las enfermedades del corazón y ciertos cánceres. Además, hubo cambios en la cantidad de alimentos y bebidas que las personas consumen, y la nueva etiqueta refleja esto.

Doctora Reedy: Los datos de la etiqueta de información nutricional se ajustan a los conocimientos científicos sobre la alimentación y el efecto de esta en la salud. La etiqueta siempre fue y será una herramienta clave para ayudar a los consumidores a seguir las pautas alimentarias para estadounidenses (Dietary Guidelines for Americans). Por lo tanto, es un momento importante para que en la etiqueta de información nutricional se reflejen los conocimientos científicos más recientes.

¿Cuáles son los cambios más importantes que se hicieron a la etiqueta?

Doctora McKinnon: Las calorías y los tamaños de la porción en la nueva etiqueta de información nutricional se destacan en letra más grande y más oscura. Los tamaños de la porción reflejan con más precisión las cantidades que comemos y bebemos de una vez. Además, en la etiqueta se incluyen datos nuevos, como los azúcares añadidos. Estos son los azúcares que se agregan como ingredientes al procesar los alimentos. También se incluyen los azúcares de un solo ingrediente como la miel, los jarabes o almíbares, o los paquetes de azúcar, que aumentan el azúcar en la alimentación.  

En las pautas alimentarias para estadounidenses se recomienda que los azúcares añadidos no excedan el 10 % del total diario de calorías. Por ejemplo, si consume 2000 calorías diarias, el 10 % equivale a 200 calorías o 50 gramos de azúcares añadidos por día. Si consume demasiados azúcares añadidos, le será difícil incorporar los nutrientes que necesita sin pasarse de calorías. 

¿Qué otros cambios se destacan?

Doctora McKinnon: Varios. Por ejemplo, en los envases de alimentos con 1 a 2 porciones, como un refresco de 20 onzas o una lata de sopa de 15 onzas, se deben marcar las calorías y otros nutrientes como una sola porción porque es común que las personas los consuman de una vez. 

También notarán dos columnas en la etiqueta de información nutricional para algunos alimentos con 2 o 3 porciones por paquete, que se podrían consumir de una vez. Una columna muestra la información nutricional de una sola porción, y la otra columna muestra la información nutricional del paquete entero. Con estos cambios, ayudamos al consumidor a “sacar la cuenta".
 

Doctora Robin McKinnon,

Centro para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición Aplicada de la FDA

Además, en la nueva etiqueta de información nutricional ahora se incluyen otros dos nutrientes: la vitamina D y el potasio. También se seguirán mostrando el calcio y el hierro, que están desde hace un tiempo. Los fabricantes ya no tendrán que indicar las vitaminas A y C porque la mayoría de las personas consumen estos nutrientes en la cantidad suficiente.

Doctora Reedy: Muchos de estos cambios, como mencionar los azúcares añadidos, se hacen porque  las investigaciones nos ayudaron a entender el efecto de la alimentación en la salud, incluso en los desenlaces del cáncer.

El NCI ha apoyado muchas investigaciones relacionadas con la “dieta completa”. Mediante este enfoque más integral, se examinan los hábitos alimenticios en vez de solo alimentos o nutrientes separados durante la vida de una persona. Sabemos que lo que afecta la salud no es una sola cosa que se come, sino la alimentación completa.

¿Cómo influye la “dieta total” en la salud de las personas y el riesgo de cáncer?

Doctora Reedy: En el NCI hemos investigado mucho este tema para fortalecer la comprobación científica de las pautas alimentarias para estadounidenses. Esto incluye el Proyecto de Métodos para Hábitos Alimenticios.

En ese proyecto estudiamos los “índices de calidad de la dieta” principales, que incluyen: la calificación de la dieta mediterránea; el índice de alimentación saludable (que se creó para las pautas alimentarias para estadounidenses), el índice de alimentación saludable alternativo y el plan de Enfoques Alimentarios para Detener la Hipertensión (dieta DASH), que se usó en el estudio DASH para la hipertensión que financiaron los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). 

Doctora Jill Reedy, directora del programa, Unidad de Evaluación de Factores de Riesgo, División de Control del Cáncer y Ciencias Demográficas del NCI.

Luego usamos esos índices para examinar los hábitos alimenticios de personas que participaron en tres cohortes de investigación muy grandes: el Estudio de Alimentación y Salud de NIH‒AARP, el Estudio de Observación de la Iniciativa de Salud de la Mujer, y el Estudio de Cohortes Multiétnicas y de Minorías sobre la Alimentación y el Cáncer.

Al terminar, encontramos resultados muy similares. En las tres cohortes, las personas cuyas dietas coincidían con cualquiera de estos índices de alimentación tenían una disminución del 13 % al 27 % en el riesgo de muerte por cualquier causa, por cáncer o por enfermedades cardiovasculares.

También encontramos que, según estos índices, mientras más saludable la dieta, mayor fue la disminución del riesgo de muerte, incluso por cáncer. Además, en cuanto a la etiqueta actualizada, los hábitos alimenticios con un consumo mayor de azúcares añadidos se asociaron a un aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares, cánceres y otros desenlaces de salud desfavorables.   

Por lo tanto, una dieta más saludable, definida por cualquiera de estos hábitos alimenticios, se asocia a mejores desenlaces de salud. 

¿Se relacionan los beneficios de salud de la alimentación con la actividad física y el ejercicio? 

Doctora Reedy: Sin lugar a dudas. Aunque hemos estado hablando sobre hábitos alimenticios, también sabemos que la alimentación, la actividad física, el sueño y el peso corporal se relacionan entre sí. Sabemos que todas estas cosas están conectadas. Esto es importante porque sabemos que la alimentación, la actividad física y la obesidad se vinculan con muchos cánceres.  

Nuestro objetivo es apoyar e influir en todos estos comportamientos. No es una u otra cosa;  son todas estas cosas juntas. Por lo tanto, la nueva etiqueta de información nutricional es un gran recurso para ayudar a las personas a establecer hábitos alimenticios saludables.

Educación del público sobre la nueva etiqueta de información nutricional

Para ayudar a entender mejor la etiqueta de información nutricional actualizada, la FDA creó una campaña de educación pública integral que incluye videos y mucha información útil para los consumidores y los educadores de la salud.

< Artículo anterior

Hacer ejercicio con regularidad tal vez mejore la supervivencia de las mujeres con cáncer de seno (mama)

Artículo siguiente >

Se detecta con precisión la diseminación del cáncer de próstata mediante la TEP-TC del PSMA

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Los cambios a la etiqueta de información nutricional reflejan los conocimientos científicos sobre la alimentación y la salud, incluso el cáncer publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”