Exámenes de detección

Crédito: iStock

Exámenes eficaces de detección de cáncer

El propósito de los exámenes de detección de cáncer es encontrar cáncer temprano, antes de que cause síntomas y cuando podría ser más fácil que se trate con éxito. Los exámenes eficaces de detección son aquellos que:

  • Encuentran el cáncer temprano
  • Reducen la posibilidad de que quien se examina regularmente muera por cáncer
  • Tienen más beneficios que perjuicios. (Posibles daños de los exámenes de detección incluyen hemorragias o algún otro daño físico, que tengan resultados imprecisos y exceso de diagnósticos—el diagnóstico de cánceres que no habrían causado problemas y que no necesitaban tratamiento.)

La colonoscopia, la sigmoidoscopia y las pruebas de heces (prueba de alta sensibilidad de sangre oculta en materia fecal y pruebas de ADN en materia fecal)

Varias pruebas de detección han mostrado que reducen el riesgo de morir por cáncer colorrectal. La colonoscopia y la sigmoidoscopia no solo detectan temprano el cáncer colorrectal, sino también ayudan a prevenir la enfermedad en primer lugar. Eso es porque estas pruebas pueden detectar crecimientos anormales en el colon (pólipos) que pueden extirparse antes de que se conviertan en cancerosos. Los grupos de expertos recomiendan en general que las personas que tienen un riesgo promedio  de cáncer colorrectal se hagan examinar con una de esas pruebas al tener de 50 a 75 años de edad. Para obtener más información, vea la hoja informativa de Exámenes para detectar el cáncer colorrectal y los pólipos y el resumen de Exámenes de detección de cáncer colorrectal (PDQ®).

Tomografía computarizada espiral de baja dosis

Esta prueba para detectar el cáncer de pulmón ha mostrado que reduce la mortalidad por cáncer de pulmón entre los fumadores empedernidos de 55 a 74 años de edad. Para obtener más información, consulte la página del Estudio Nacional de Exámenes de Pulmón y el resumen de Exámenes de detección de cáncer de pulmón (PDQ®).

Mamografía

Este método de examen de detección de cáncer de seno ha mostrado que reduce la mortalidad por esta enfermedad entre las mujeres de 40 a 74 años, especialmente las de más de 50 años de edad. Para obtener más información, consulte la hoja informativa sobre Mamografías y el resumen de Exámenes de detección del cáncer de seno (mama) (PDQ®).

Prueba de Papanicolaou y pruebas para el virus del papiloma humano (VPH)

Estas pruebas, que pueden usarse solas o en combinación, pueden resultar tanto en la detección temprana como en la prevención del cáncer de cuello uterino. Previenen la enfermedad porque permiten que se detecten las células anormales para que reciban tratamiento antes de que se conviertan en cancerosas. Generalmente se recomienda hacerse las pruebas para empezar a la edad de 21 años y para terminar a la edad de 65 años en las mujeres que han tenido exámenes previos adecuados de detección y que no tienen un alto riesgo de cáncer de cuello uterino.
Para obtener más información, consulte la hoja informativa titulada sobre Las pruebas de VPH (virus del papiloma humano) y de Papanicolaou y el Exámenes de detección del cáncer de cuello uterino (PDQ®).

Otros exámenes de detección

Análisis de sangre de alfa-fetoproteína

Esta prueba se usa a veces, junto con ecografía del hígado, para intentar detectar temprano el cáncer de hígado en personas con alto riesgo de la enfermedad. Para obtener más información, consulte el resumen de Exámenes de detección del cáncer de hígado (hepatocelular) (PDQ®).

Imágenes de resonancia magnética de seno

Este examen con imágenes se usa a menudo para las mujeres que portan una mutación dañina en el gen BRCA1 o BRCA2; las mujeres con estas mutaciones tienen un alto riesgo de cáncer de seno, así como un riesgo mayor de otros cánceres. Para obtener más información, vea la hoja informativa Mutaciones en BRCA: Riesgo de cáncer y pruebas genéticas y el resumen de Exámenes de detección del cáncer de seno (mama) (PDQ)®).

Análisis de CA-125

Este análisis de sangre, que se hace a menudo junto con una ecografía transvaginal, puede usarse para intentar detectar el cáncer inicial de ovario, especialmente en las mujeres con un riesgo mayor de la enfermedad. Aunque este análisis puede ayudar a diagnosticar el cáncer de ovario en mujeres que tienen síntomas y puede usarse para evaluar la recurrencia de cáncer en las mujeres previamente diagnosticadas con la enfermedad, no ha mostrado ser una prueba eficaz como examen de detección del cáncer de ovario. Para obtener más información, consulte el resumen de Exámenes de detección del cáncer de ovario, de trompas de Falopio y primario de peritoneo (PDQ®).

Exámenes clínicos de los senos (mamas) y autoexamen regular de seno

El examen de rutina de los senos por proveedores médicos o por las mujeres mismas no ha mostrado que reduzca el número de muertes por cáncer de seno. Sin embargo, si una mujer o su médico nota un bulto o cualquier otro cambio inusual en el seno, es importante que se examine. Para obtener más información, consulte el resumen de Exámenes de detección del cáncer de seno (mama) (PDQ®).

Análisis de PSA

Este análisis de sangre, que a menudo se hace junto con un examen rectal digital, puede detectar el cáncer de próstata en una etapa inicial. Sin embargo, los grupos de expertos ya no recomiendan las pruebas de PSA de rutina para la mayoría de los hombres, porque muchos de los cánceres de próstata detectados con las pruebas de PSA no son mortales, y la detección temprana y el tratamiento de los cánceres detectados por PSA no han mostrado que reduzcan la posibilidad de morir por cáncer de próstata. Para obtener más información, consulte la hoja informativa titulada Análisis del antígeno prostático específico (PSA) así como el resumen Exámenes de detección del cáncer de próstata (PDQ®).

Exámenes de la piel

Los médicos recomiendan a menudo que las personas que tienen riesgo de padecer cáncer de piel que examinen su piel con regularidad o hacer que la examine un proveedor médico. Tales estudios no han mostrado que disminuyen el riesgo de morir por cáncer de piel y pueden provocar exceso de tratamiento. Sin embargo, la gente deberá estar conciente de los cambios en su piel, como un lunar nuevo o un cambio en un lunar existente, y reportar estos de inmediato a su médico. Para obtener más información, consulte la hoja informativa Lunares comunes, nevos displásicos y el riesgo de melanoma y el resumen Exámenes de detección del cáncer de piel (PDQ®).

Ecografía transvaginal

Esta prueba, que puede crear imágenes de los ovarios y del útero de una mujer, se usa algunas veces en mujeres que tienen un riesgo mayor de cáncer de ovario (porque son portadoras de una mutación dañina en el gen BRCA1 o en el BRCA2) o de cáncer de endometrio (porque tienen una enfermedad llamada síndrome de Lynch). Pero no ha mostrado que reduce la mortalidad por ninguno de los dos cánceres. Para obtener más información, consulte el resumen de Exámenes de detección del cáncer de ovario, de trompas de Falopio y primario de peritoneo (PDQ®) y el de Exámenes de detección del cáncer de endometrio (PDQ®).

Colonoscopia virtual

Esta prueba permite el examen del colon y del recto desde el exterior del cuerpo. Aunque no se ha demostrado que reduce las muertes por cáncer colorrectal y puede revelar posibles problemas fuera del colon que se deberán investigar luego más a fondo, este examen se puede recomendar si es la única prueba de detección de cáncer colorrectal aceptable para una persona. Para obtener más información, vea la hoja informativa de Exámenes para detectar el cáncer colorrectal y los pólipos y el resumen de Exámenes de detección del cáncer colorrectal (PDQ®).

Más información

Para obtener información completa acerca de los exámenes de detección por tipo de cáncer, incluyendo las pruebas que se están creando y pruebas que se usaron en el pasado, consulte Sumarios del PDQ® de información sobre el cáncer: Exámenes de detección de cáncer.