• Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Para algunas supervivientes de cáncer de seno, un fármaco puede reducir el dolor de articulaciones relacionado con el tratamiento

4 de enero de 2017 por Equipo del NCI

Crédito: iStock

Un fármaco que se usa más comúnmente para tratar la depresión puede también reducir el dolor en las articulaciones de algunas mujeres que reciben tratamiento para cáncer de seno en estadio inicial, según los resultados de un estudio clínico aleatorizado.

Después de someterse a un tratamiento para el cáncer de seno en estadio inicial, muchas mujeres posmenopáusicas toman medicamentos conocidos como inhibidores de la aromatasa para reducir el riesgo de recurrencia del cáncer. Sin embargo, estos fármacos pueden causar dolor significativo en las articulaciones y músculos de las mujeres.

El estudio clínico mostró que la duloxetina (Cymbalta®), que fue aprobada para tratar la depresión y la ansiedad, así como la fibromialgia y el dolor de los nervios causado por la diabetes, proporcionó algún alivio del dolor asociado con inhibidores de aromatasa.

“El dolor en las articulaciones y músculos puede causar que algunas pacientes suspendan el tratamiento con estos medicamentos que salvan vidas", dijo la doctora Lynn N. Henry, del Instituto Oncológico Huntsman de la Universidad de Utah, quien dirigió el estudio. “De acuerdo a nuestros resultados, la duloxetina parece ser un fármaco efectivo para algunas pacientes que experimentan este dolor".

La doctora Henry presentó las conclusiones del estudio, que fue conducido por el grupo de estudios clínicos SWOG, financiado por el NCI, en el Simposio de Cáncer de Seno de San Antonio el 9 de diciembre.

Necesidad de nuevas estrategias

El cuerpo usa una enzima llamada aromatasa para producir estrógeno. Se ha encontrado que los fármacos que bloquean la actividad de esta enzima, llamados inhibidores de la aromatasa, reducen el riesgo de recidiva del cáncer en mujeres posmenopáusicas cuyos tumores de seno dependen del estrógeno para alimentar su crecimiento.

Pero muchas de las pacientes que toman estos medicamentos experimentan dolor en las rodillas, las caderas, manos y muñecas, lo cual puede dificultar las tareas diarias. Cerca de 20 % de las pacientes suspenden el uso de inhibidores de la aromatasa debido a los efectos secundarios, según la doctora Henry. Señaló que generalmente se recomienda a las pacientes que tomen inhibidores de la aromatasa durante 5 o 10 años, por lo que son necesarias nuevas estrategias para el control de los efectos secundarios.

Para el estudio de la duloxetina, los investigadores inscribieron a 299 mujeres en 43 sitios del Programa Comunitario de Investigación Oncológica del NCI (NCORP) en los Estados Unidos. Las mujeres habían recibido tratamiento con inhibidores de la aromatasa para el cáncer de seno en estadio inicial y padecían dolores en las articulaciones causados por el tratamiento. Se asignó a las mujeres a recibir un régimen de 12 semanas de duloxetina o un placebo.

Las participantes completaron los cuestionarios sobre el dolor de articulaciones, la depresión y calidad de vida, al principio del estudio, y luego otra vez después de 2, 6, 12 y 24 semanas. El cuestionario acerca del dolor usó una escala de 0 a 10; los investigadores definieron un cambio clínicamente significativo del dolor promedio como una disminución de 2 o más puntos desde el momento en que la paciente entró en el estudio.

Reducción de dolor con duloxetina y placebo

En las primeras 12 semanas del estudio, las puntuaciones de dolor de las mujeres del grupo de duloxetina se redujeron un promedio de 0,82 puntos más que las del grupo de placebo. Otras medidas, incluso el peor dolor, dolor en articulaciones y rigidez, disminuyeron en forma semejante.

Para el grupo de duloxetina, la puntuación promedio de dolor disminuyó de 5,44 como base a 2,91 a las 12 semanas. Pero la puntuación promedio de dolor disminuyó también en el grupo del placebo durante el mismo período, de 5,49 a 3,45. Ambas reducciones fueron clínicamente significativas, según las normas del estudio.

La conclusión del fuerte efecto del placebo en el grupo de control no fue completamente inesperada, indicó la doctora Henry. Otros estudios de tratamientos para el dolor han reportado efectos similares, aunque las razones no son claras. “Este estudio demuestra la necesidad de más investigación" sobre la respuesta al placebo, añadió ella.

A las 12 semanas, 69 % de las pacientes en el grupo de duloxetina y 60 % de las pacientes en el placebo tuvieron una mejora de 2 puntos en el dolor en comparación con lo que tenían antes de empezar el tratamiento. A las 24 semanas, es decir 12 semanas después de que las pacientes habían dejado de tomar duloxetina o el placebo, la puntuación promedio de dolor fue similar para los grupos (3,37 en el grupo de duloxetina y 3,42 para el grupo de placebo).

Los efectos secundarios más comunes de duloxetina fueron náuseas, fatiga y sequedad en la boca, lo cual es consistente con otros estudios relacionados con el fármaco.

Exploración de múltiples planteamientos

“Estos resultados del estudio de la duloxetina son muy prometedores", dice la doctora Ann O'Mara, de la División de Prevención del Cáncer del NCI, quien no participó en el estudio. “La duloxetina es el primer fármaco que muestra un beneficio para este grupo de pacientes en un estudio clínico grande aleatorizado".

La doctora O'Mara sugirió que las pacientes que tomen inhibidores de la aromatasa podrían necesitar a fin de cuentas múltiples planteamientos para controlar su dolor. Ejercicios como caminar y la acupuntura son las diversas estrategias que se están estudiando como formas de reducir el dolor, señaló ella.

“Los médicos necesitan explicar a sus pacientes los posibles efectos secundarios de la duloxetina, pero este fármaco puede ayudar a las pacientes a reducir su dolor y volver a funcionar bien", añadió ella.

< Artículo anterior

FDA aprueba un nuevo uso para daratumumab en mieloma múltiple

Artículo siguiente >

FDA aprueba rucaparib para cáncer de ovario con BRCA

La mayor parte del texto que se encuentra en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer puede copiarse o usarse con toda libertad. Se deberá dar crédito al Instituto Nacional del Cáncer como fuente de esta información e incluir un enlace a esta página, p. ej., “Para algunas supervivientes de cáncer de seno, un fármaco puede reducir el dolor de articulaciones relacionado con el tratamiento fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Por favor, tenga en cuenta que los artículos del blog que están escritos por individuos fuera del gobierno pueden pertenecer al escritor, y el material gráfico puede pertenecer a su creador. En tales casos, es necesario ponerse en contacto con el escritor, con los artistas o con el editor para obtener su autorización para poder usarlo.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.

Archivo

2017

2016

2015