Pasar al contenido principal

Algunos niños con cáncer de hígado pueden necesitar menos quimioterapia, sugiere un estudio

, por Equipo del NCI

Algunos niños que tienen un tipo de cáncer de hígado llamado hepatoblastoma se someten a cirugía al diagnosticarse la enfermedad, seguida por quimioterapia.

Crédito: Instituto Nacional del Cáncer

Algunos niños con cáncer de hígado podrían necesitar menos quimioterapia de la que se usa generalmente para tratar el cáncer, de acuerdo con los resultados de un estudio clínico en fase 3.

El estudio, dirigido por el Grupo Oncológico Infantil subvencionado por el NCI, incluyó a niños y bebés con el tipo más común de cáncer infantil de hígado, hepatoblastoma, cuyos tumores se habían extirpado quirúrgicamente al diagnosticarse la enfermedad. Posteriormente, estos pacientes recibieron quimioterapia para eliminar todas las células cancerosas remanentes.

El cáncer de hígado es poco común en niños, y solo cerca de un tercio de estos pacientes tienen tumores que pueden extirparse con cirugía al momento del diagnóstico.

Aproximadamente 90 % de los niños cuyos tumores se extirpan al diagnosticarse el cáncer y que reciben quimioterapia, sobreviven a la enfermedad. Pero algunos supervivientes presentan efectos secundarios duraderos como consecuencia de la quimioterapia, como sordera causada por el fármaco cisplatino.

Por ello, a los investigadores les interesaba saber si podría usarse una dosis menor de quimioterapia, a fin de reducir los efectos secundarios sin afectar la supervivencia.

En el estudio, la supervivencia de los niños que recibieron la mitad de la cantidad normal de quimioterapia fue igual a la de los niños que recibieron dosis completas en estudios previos, informaron los investigadores en The Lancet el 8 de abril.

"Hallamos que no fueron necesarios cuatro ciclos de quimioterapia (la cantidad convencional), y que dos ciclos parecieron ser suficientes", comentó uno de los investigadores, el doctor Howard Katzenstein, de Atención Especializada de Niños de Nemours y del Hospital de Niños Wolfson en Jacksonville, Florida.

El estudio es parte de una iniciativa más amplia del Grupo Oncológico Infantil y otros investigadores de cáncer para evaluar esquemas de tratamiento para niños con cáncer que puedan reducir el riesgo de efectos secundarios sin aumentar la probabilidad de recidiva.

Foco en la calidad de vida de los pacientes

Es común que los niños con hepatoblastoma que inicialmente se someten a cirugía reciban quimioterapia en el hospital. Además de extender la duración de la hospitalización, la quimioterapia puede causar efectos secundarios durante el tratamiento, como náuseas, vómitos, riesgo de infecciones y daños renales, señaló el doctor Katzenstein.

"En un grupo de pacientes con 90 % de índice de curación, debemos garantizar que estos niños tengan la mejor calidad de vida posible", dijo el doctor Katzenstein. La meta del estudio, que incluye también a otros pacientes cuyos tumores no pudieron extirparse con cirugía al momento del diagnóstico, era determinar la cantidad "óptima" de quimioterapia adyuvante necesaria para curar a los pacientes.

En el estudio, 49 pacientes con hepatoblastoma sometidos a cirugía al momento del diagnóstico, recibieron dos ciclos de una combinación de tres fármacos quimioterapéuticos (cisplatino, fluorouracilovincristina), en lugar de los cuatro ciclos convencionales.

Los investigadores hallaron que después de alcanzar la mediana de 42 meses del tiempo de seguimiento, más de 90 % de los pacientes en el estudio no presentaban síntomas de cáncer de hígado ni tampoco recidiva (un desenlace conocido como supervivencia sin complicaciones). Los investigadores señalaron que este resultado es mejor que los resultados de estudios previos, que incluían cirugía y cuatro ciclos de quimioterapia.

Solo un paciente en el estudio presentó sordera (hipoacusia). Después de alcanzar la mediana de 4 años del tiempo de seguimiento, 95 % de los pacientes seguían con vida; el índice de supervivencia general fue 91 %.

"Los resultados de este estudio servirán en el futuro como base para las decisiones de tratamiento de la enfermedad", dijo la doctora Nita Seibel, jefa de Terapéutica de Tumores Sólidos Infantiles en el Programa de Evaluación de Terapias del Cáncer del NCI, quien no participó en el estudio.

No obstante, esta doctora advirtió que el estudio fue pequeño y que los hallazgos pueden aplicarse solo a la atención de pacientes con tumores que los cirujanos pueden extirpar sin peligro al momento del diagnóstico. No son candidatos a recibir la cantidad reducida de quimioterapia los pacientes cuyos tumores estén avanzados o se hayan diseminado a otras partes del cuerpo.

"El estudio se basa en el trabajo de estudios previos que redujeron de seis a cuatro la cantidad de ciclos de quimioterapia para algunos pacientes con hepatoblastoma", continuó la doctora Seibel. "La meta final de esta investigación es reducir la cantidad de quimioterapia necesaria para el paciente sin afectar los desenlaces".

La doctora agregó que, sin embargo, el avance hacia esta meta ha sido "gradual", en parte debido a que el cáncer infantil de hígado es tan poco común. En Norteamérica solo se diagnostican entre 100 y 125 casos de hepatoblastoma por año.

"Esperamos llegar a un punto donde algunos de estos niños puedan tratarse solo con cirugía y no necesiten [nada de] quimioterapia, pero aún no hemos llegado a eso", dijo la doctora Seibel.

Pautas de selección de pacientes para cirugía

Como lo demuestran los nuevos resultados, el cáncer de hígado es una enfermedad "muy tratable" en niños con hepatoblastoma que puede extirparse con cirugía inmediatamente luego del diagnóstico, dijo el doctor Greg Tiao, cirujano pediátrico del Hospital de Niños de Cincinnati e investigador del estudio.

A fin de ayudar a los doctores a identificar a los niños con hepatoblastoma que podrían someterse sin peligro a una cirugía luego del diagnóstico, la doctora Rebecka Meyers, del Hospital de la Universidad de Utah e investigadora del estudio, dirigió un equipo que formuló pautas para identificar los tumores que pueden ser extraídos con seguridad basándose en pruebas de exploración con imágenes.

Por ejemplo, los pacientes con tumores que afectan parte del hígado, en lugar de la totalidad del órgano, pueden ser candidatos a cirugía.

Estas pautas se integraron al estudio clínico. Hasta ahora, los cirujanos confiaban principalmente en su propio conocimiento y experiencia para decidir cuáles pacientes eran candidatos a la extirpación de tumores.

"Pero incluso los cirujanos de grandes centros médicos que atienden a niños con cáncer quizá vean solo uno o dos pacientes con hepatoblastoma por año", dijo el doctor Tiao.

Será necesario realizar seguimientos y estudios de mayor volumen para determinar cómo podría influir el uso de las pautas en la selección de pacientes y en los desenlaces para los pacientes, destacaron los investigadores.

Un estudio internacional para niños con cáncer de hígado

El enfoque que usa menos ciclos de quimioterapia después de una cirugía en niños con diagnóstico reciente de hepatoblastoma se está evaluando en un estudio clínico internacional de gran volumen que está en curso en Norteamérica, Europa, Japón y Australia.

Este estudio evaluará varios enfoques de tratamiento en aproximadamente 1200 niños.

Por ejemplo, algunos pacientes cuyos tumores no se pueden extirpar con cirugía al momento del diagnóstico, inicialmente recibirán quimioterapia para reducir el tamaño de sus tumores, lo que pueda facilitar que se extirpen los tumores con cirugía.

Se espera que el estudio provea evidencia que ayude a establecer en el fututo tratamientos convencionales para todos los pacientes con hepatoblastoma.

"Se trata del primer estudio sobre hepatoblastoma organizado realmente a nivel internacional", dijo el doctor Katzenstein. "Los resultados proveerán la evidencia de base de un estudio internacional de gran volumen para saber en qué casos podemos administrar, sin riesgos, menos quimioterapia a los pacientes y así evitar los problemas asociados a ese tratamiento".

< Artículo anterior

Investigadores descubren posible manera de acertar en el blanco evasivo del cáncer pancreático

Artículo siguiente >

Prevención de cáncer de próstata y finasterida: charla con el doctor Howard Parnes del NCI

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Algunos niños con cáncer de hígado pueden necesitar menos quimioterapia, sugiere un estudio publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”