Pasar al contenido principal

Disminuyen mucho las muertes por melanoma metastásico en los Estados Unidos

, por el Equipo del NCI

Las muertes por melanoma en los Estados Unidos en personas de raza blanca aumentaron 7,5 % de 1986 a 2013 y luego disminuyeron 17,9 % de 2013 a 2016

Según demuestran los resultados de un nuevo estudio, el número de personas que muere cada año por melanoma, un cáncer de piel, disminuyó de forma drástica en los últimos años.

A partir de mediados de los años ochenta, hubo un aumento constante de los índices de mortalidad por melanoma. Sin embargo, según el nuevo estudio, de 2013 a 2016 el número de muertes por melanoma en personas de raza blanca disminuyó alrededor de 18 % en general. La mayor disminución se observó en hombres de raza blanca de 50 años o más.

“Esta disminución de cerca del 5 % por año durante 4 años es la mayor caída observada en tan poco tiempo para cualquier tipo de cáncer”, dijo el enfermero diplomado en Salud Pública Allan Geller, de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, uno de los coautores del estudio.

Según los autores del estudio publicado en la American Journal of Public Health, es probable que la disminución haya ocurrido, en gran parte, por la aparición de una serie de tratamientos nuevos, como las terapias dirigidas y la inmunoterapia, aprobadas para el melanoma avanzado en los últimos 10 años.

Además, los tratamientos para el melanoma mejoraron aún más en los últimos años, dijo el doctor Anthony Olszanski, codirector del Programa de Melanoma y Cáncer de Piel en el Centro Oncológico Fox Chase, quien no participó en el estudio.

“Pienso que si analizamos los datos otra vez en unos años, observaremos una mejora incluso mayor que la de este estudio”, agregó el doctor Olszanski.

Panorama de cambios rápidos en los tratamientos

A partir de 2011, dos tipos nuevos de medicamentos comenzaron a cambiar el panorama de tratamientos para el melanoma metastásico.

Uno fue un grupo de terapias dirigidas llamadas inhibidores de BRAF e inhibidores de MEK. Las proteínas BRAF y MEK forman parte de una vía de señalización celular que suele impulsar la proliferación del melanoma. El otro fue un tipo de inmunoterapia llamada inhibidores de puntos de control inmunitario, que estimulan el sistema inmunitario del cuerpo para que ataque a las células cancerosas.

En 2011, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó el ipilimumab (Yervoy), un inhibidor de puntos de control inmunitario que fue el primer medicamento que prolongó la vida de las personas con melanoma metastásico.

“Además, poco tiempo después, se aprobaron más de 10 medicamentos [para tratar el melanoma metastásico], y ahora se demostró que mejoran la supervivencia general de una manera muy significativa”, dijo el doctor Olszanski.

Tanto los inhibidores de BRAF y de MEK (que suelen usarse en combinación) como las inmunoterapias producen respuestas tumorales notables que a veces son duraderas en algunas personas con melanoma avanzado. Sin embargo, el efecto global de estos medicamentos en la supervivencia de las personas con melanoma no fue claro.

Para entender cómo estas nuevas terapias podrían haber afectado la mortalidad por melanoma en el país, Geller y su equipo analizaron los datos del programa de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) del NCI que se obtuvieron entre 1986 y 2016 sobre la incidencia del melanoma y la mortalidad por esta enfermedad. Los nueve registros de SEER que se usaron para estimar la mortalidad abarcan a alrededor del 10 % de la población estadounidense. Las zonas que se incluyen representan la composición demográfica del país.

Dado que más del 90 % de los melanomas se producen en hombres y mujeres de raza blanca, los investigadores solo tuvieron suficientes datos para analizar estos grupos.

Los investigadores concluyeron que entre 1986 y 2016, el aumento de casos nuevos de melanoma por año en las personas de raza blanca de 20 años o más fue más del doble. Además, hasta 2013, el índice de mortalidad por melanoma en personas de raza blanca también había estado en aumento. En general, la mortalidad por melanoma aumentó 7,5 % entre 1986 y 2013. En particular, el aumento fue fuerte (más de 35 %) en los hombres de raza blanca de 50 años o más.

Pero de 2013 a 2016, las tendencias de la mortalidad cambiaron de dirección. En general, el índice de mortalidad por melanoma disminuyó 17,9 % durante esos 4 años. La disminución del número de muertes se observó en casi todos los grupos de edad, pero fue mayor en los hombres de 50 años o más.

“En todo el país, entre 2013 y 2014, sin duda comenzamos a ver una disminución [de la mortalidad por melanoma] en toda la población”, dijo Geller.

La FDA ha aprobado más tratamientos para el melanoma desde 2016, el último año incluido en el estudio, explicó el doctor Olszanski. Con las combinaciones de inmunoterapia que ahora se usan con regularidad en estos pacientes, “prevemos que la mitad de ellos estarán vivos 5 años [después de comenzar el tratamiento]”, un número que hace solo 10 años nunca se hubiese contemplado, comentó.

Las grandes disminuciones de mortalidad observadas en el estudio se produjeron durante la época en que probablemente unas pocas personas con melanoma metastásico recibían los nuevos medicamentos, explicó Geller. Aunque ahora su uso es más generalizado que entonces, dijo que el costo y el acceso a esos medicamentos son todavía obstáculos para muchos pacientes. Agregó que, el costo de muchos de los tratamientos más nuevos supera $100 000 por año, y las compañías de seguro no siempre cubren todo el costo.

“Ahora el gran problema con el melanoma es la distribución equitativa de los medicamentos”, dijo Geller. “La falta de seguro no debería dificultar que los pacientes reciban tratamiento con estos medicamentos nuevos”.

Más vale prevenir

También se podría hacer mucho más para prevenir y detectar el melanoma temprano, dijo Geller. Muchos melanomas se podrían prevenir al proteger la piel contra la exposición excesiva a la radiación ultravioleta (UV), agregó el doctor Olszanski.

“De verdad necesitamos prestar más atención a la aplicación del filtro solar y a tratar de no exponernos al sol”, en particular entre las últimas horas de la mañana y las primeras horas de la tarde, cuando la exposición es más intensa, dijo.

“Como siempre decimos, más vale prevenir que curar. Ahora mismo tenemos mejores tratamientos con las inmunoterapias y las terapias dirigidas”, dijo el doctor Olszanski. “Estos medicamentos tienen un efecto significativo en la supervivencia general, pero en lo posible, es mejor tratar de evitar [el melanoma] por completo. La manera de hacerlo es con buenos hábitos de exposición al sol”.

Algunos proyectos recientes de salud pública también se centran en educar a las personas sobre los peligros de usar camas de bronceado, otra fuente de exposición a la radiación UV para la piel. En muchos estados, se aprobaron leyes que prohíben o restringen el uso de instalaciones de bronceado en interiores por parte de menores de 18 años. Entre 2009 y 2017, disminuyó el uso de dispositivos de bronceado en interiores por parte de jóvenes escolares de grado 9 a 12, lo cual indica que estas iniciativas tal vez estén dando frutos. 

Además, otros datos recientes demuestran que, “por primera vez, disminuyó la incidencia de melanoma en personas de entre 20 y 29 años”, señaló Geller. “Eso nos hace pensar que todos estos mensajes de prevención primaria que se comunicaron durante los últimos 20 años están comenzando, de manera muy lenta, a surtir efecto”.

Asimismo, alentar a las personas (en particular a los hombres de raza blanca de mediana edad en adelante) a revisarse la piel con regularidad en busca de lunares sospechosos podría ayudar a detectar más casos de melanoma en un estadio temprano, dijo Geller. “Si más personas hicieran eso, menos necesitarían tratamiento para la enfermedad avanzada”.

< Artículo anterior

¿Cómo afecta la COVID-19 a las personas con cáncer? El Estudio del NCI sobre Pacientes de Cáncer con COVID-19 ayudará a saberlo

Artículo siguiente >

Hacer ejercicio con regularidad tal vez mejore la supervivencia de las mujeres con cáncer de seno (mama)

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Disminuyen mucho las muertes por melanoma metastásico en los Estados Unidos publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”