Pasar al contenido principal

Una sola dosis de la vacuna contra el VPH ofrece protección a largo plazo contra muchos de los tipos de este virus que causan cáncer

, por el Equipo del NCI

Una enfermera administra la vacuna contra el VPH a una participante del estudio patrocinado por el NCI en Costa Rica.

Crédito: Instituto Nacional del Cáncer

Más de 10 años después de vacunarse, las mujeres que recibieron una sola dosis de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) aún están protegidas contra la infección del cuello uterino por los dos tipos de VPH que causan cáncer a los que se dirige la vacuna, los tipos 16 y 18. Los nuevos resultados provienen de un seguimiento a largo plazo del estudio de la vacuna contra el VPH que patrocinó el NCI en Costa Rica.

En un segundo análisis relacionado, los investigadores del estudio descubrieron que una sola dosis de la vacuna también ofrecía protección duradera contra otros tres tipos de VPH que causan cáncer no incluidos en la vacuna, un fenómeno que se conoce como protección cruzada. La vacuna también proporcionó protección cruzada de menor grado contra dos tipos adicionales de VPH que causan cáncer.

Los resultados, que confirman y amplían datos anteriores de un seguimiento de 7 años del estudio de Costa Rica, “proporcionan más datos para respaldar un calendario de vacunación de una sola dosis con esta vacuna específica contra el VPH”, dijo la doctora Lauri Markowitz, directora adjunta de ciencias para el VPH en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), quien no participó en los nuevos análisis. Los resultados de ambos estudios se publicaron el 24 de febrero en la Journal of the National Cancer Institute.

La vacuna que se usó en el estudio, Cervarix, ya no está disponible en los Estados Unidos, pero todavía se usa en algunos países. Es una de las tres vacunas contra el VPH recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que protegen contra las infecciones de transmisión sexual por tipos del VPH que causan enfermedades.

La posibilidad de que una sola dosis de la vacuna proteja contra muchas infecciones por el VPH que causan cáncer (en vez de las dos o tres dosis que se recomiendan ahora) "sería un factor decisivo" en la prevención de más de medio millón de nuevos casos de cáncer de cuello uterino y de más de 300 000 muertes a causa de la enfermedad en el mundo cada año, dijo la investigadora del estudio de Costa Rica, la doctora Aimée Kreimer, de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer (DCEG) del NCI.

Sin embargo, las doctoras Kreimer y Markowitz advirtieron que, se necesitan datos de otros estudios en curso, incluso los de ESCUDDO (un estudio aleatorizado grande dirigido por el NCI en Costa Rica) para confirmar que una sola dosis de la vacuna contra el VPH es suficiente protección y luego determinar si es tan eficaz como dos o tres dosis. Ellas dijeron que estos resultados podrían respaldar cambios en las pautas de vacunación mundiales.

Beneficios de un calendario de vacunación con una sola dosis para la salud pública

Las infecciones persistentes por los tipos 16 y 18 del VPH causan cerca del 70 % de todos los cánceres de cuello uterino. Otros tres tipos de VPH (31, 33 y 45) producen el 13 % de los casos de cáncer de cuello uterino, dijo la investigadora posdoctoral de la DCEG, doctora con maestría en Salud Pública Sabrina Tsang, quien dirigió el análisis complementario de la protección cruzada de la vacuna. Las infecciones por el VPH (sobre todo por el tipo 16) también causan otros cánceres de las regiones del aparato genital y el ano, así como también cánceres de garganta, tanto en hombres como en mujeres.

El cáncer de cuello uterino es una de las causas principales de cáncer y de muerte por cáncer en las mujeres en el mundo. Una combinación de la vacunación contra el VPH y los exámenes de detección de cáncer de cuello uterino disminuye mucho la incidencia de este cáncer y las muertes por esta enfermedad. Sin embargo, los índices mundiales de vacunación contra el VPH aún son bajos, y muchos países de pocos recursos no tienen programas de vacunación contra este virus ni exámenes de detección habituales.

“Si solo necesitamos una dosis de la vacuna, sería más fácil la logística y menos costosa la vacunación”, dijo la doctora Markowitz. Además, según explicó la doctora Kreimer, “no hay muchas vacunas que administramos a los adolescentes en el ámbito mundial”.

Añadió que, la infraestructura necesaria para administrar múltiples dosis, incluso el seguimiento de la fecha en que cada persona recibió la primera dosis, es un obstáculo importante para lograr la vacunación generalizada. “Si cada persona solo necesita una dosis y listo, ese es un enfoque mucho más sencillo”.

Además, la doctora Kreimer dijo que, en estos momentos hay una escasez mundial de la vacuna contra el VPH, y con una sola dosis sería posible vacunar a más personas.

Conocimientos adquiridos del seguimiento a largo plazo

El estudio de Costa Rica fue un estudio clínico aleatorizado de 4 años sobre el uso de las tres dosis de la vacuna contra el VPH. La doctora Kreimer y sus colegas dieron seguimiento a la mayoría de las mujeres vacunadas contra el VPH después de los 4 años del estudio. Cerca del 20 % de las mujeres en el estudio recibieron menos de tres dosis de la vacuna. Por lo tanto, los investigadores pudieron evaluar la eficacia del uso de una y dos dosis. Los motivos principales de no haber recibido las tres dosis fueron el embarazo o los resultados anormales en los exámenes de detección de cáncer de cuello uterino.

Para entender cuánto dura la protección de la vacuna, los investigadores dieron seguimiento a largo plazo a las mujeres en el estudio, mediante la obtención de muestras de sangre y de tejido del cuello uterino a los 7, 9 y 11 años después de la vacunación. 

La doctora Kreimer señaló que, “en este análisis más reciente, descubrimos que las mujeres vacunadas contra el VPH tuvieron muy pocas infecciones por los tipos 16 o 18 en el cuello uterino, incluso 11 años después de vacunarse, mientras que un grupo de mujeres que no se vacunaron tuvieron índices más altos de infección”.

La disminución de las infecciones por el VPH fue parecida con cualquier dosis de la vacuna, y se estimó que la eficacia de la vacuna fue del 82 % (1 dosis), 84 % (2 dosis) y 80 % (3 dosis). (La eficacia de la vacuna es la disminución del número de infecciones en las mujeres vacunadas en comparación con las que no se vacunaron).

Los investigadores descubrieron que, a los 11 años de haberse vacunado contra el VPH, las mujeres aún tenían anticuerpos contra los tipos 16 y 18 del VPH. Además, explicaron que, las concentraciones de anticuerpos eran comparables a las que se observaron en los primeros años después de la vacunación, independientemente del número de dosis recibidas, lo cual es una indicación de la larga duración de la respuesta inmunitaria por la vacuna.

Protección cruzada estable con el tiempo

En el análisis complementario sobre la protección cruzada, a cargo de la doctora Tsang, los investigadores compararon los índices de infección por los tipos de VPH que causan cáncer, que no se incluyen en la vacuna, de las mujeres vacunadas contra las que no se vacunaron.

Al igual que se comprobó en estudios anteriores, este estudio que tuvo 7 años de seguimiento, el análisis actualizado mostró que las mujeres que recibieron tres dosis estaban protegidas contra nuevas infecciones por los tipos 31, 33 y 45 del VPH, con una eficacia promedio de la vacuna del 64 % que permaneció estable por 11 años. La doctora Kreimer dijo que, aunque había limitaciones por el tamaño de la muestra, los datos eran indicativos de que la eficacia de la vacuna contra estos tres tipos del VPH era parecida en las mujeres que recibieron una sola dosis de la vacuna. La vacuna también proporcionó protección cruzada de menor grado contra los tipos 35 y 58 del VPH.

La doctora Tsang dijo que los investigadores creían que la protección cruzada ocurría porque las características genéticas de los tipos del VPH que correspondían a la protección cruzada eran similares a las de los tipos 16 y 18 a los que se dirige la vacuna.

Además, la doctora Tsang agregó que, estos resultados indican que la vacuna contra los tipos 16 y 18 del VPH posiblemente proteja contra un porcentaje mayor de cánceres de cuello uterino que los previstos por los investigadores.

Puntos fuertes, limitaciones y estudios futuros

Aunque la doctora Markowitz describió los resultados de los dos nuevos estudios como “muy alentadores”, señaló algunas limitaciones, como el hecho de que un número relativamente bajo de mujeres en el estudio de Costa Rica recibieron una o dos dosis de la vacuna, y que no se les asignó aleatoriamente al calendario de vacunación específico. Indicó que en otros estudios a corto plazo se indica que una dosis de la vacuna contra los tipos 16 y 18 del VPH funciona tan bien como dos o tres dosis.

A las mujeres no se les asignó aleatoriamente a recibir una sola dosis de la vacuna en ninguno de los estudios publicados a la fecha. La doctora Markowitz dijo que, es posible que las mujeres en el estudio de Costa Rica que recibieron una sola dosis “fueran diferentes de alguna manera”. Sin embargo, agregó que, “los investigadores del estudio han hecho muchos análisis para estudiar qué tan comparables eran las mujeres que recibieron una sola dosis con las mujeres que recibieron tres dosis”.

De hecho, dijo la doctora Kreimer, “iniciamos el estudio ESCUDDO para evaluar directamente la protección con una sola dosis de las vacunas contra el VPH en un nuevo estudio clínico aleatorizado”.

En el estudio ESCUDDO se inscribieron más de 20 000 mujeres adolescentes, que se asignaron aleatoriamente para recibir una o dos dosis de Cervarix o Gardasil 9, que protege contra nueve tipos del VPH. También se inscribieron más de 4000 adultas jóvenes para documentar los índices del VPH en la población al comienzo del estudio.

La doctora Kreimer explicó que, juntos, los nuevos resultados sobre la protección duradera “nos dan por primera vez un poco de esperanza de que estas vacunas durarán el tiempo que se necesiten”.

El objetivo es vacunar a las niñas entre los 10 y 12 años de edad, y protegerlas por al menos 20 años. La doctora dijo que, “hay que proteger contra las infecciones por el VPH adquiridas antes de cumplir los 20 años y durante ese decenio, cuando las mujeres tienen la mayor actividad sexual, para controlar el cáncer de cuello uterino”.

< Artículo anterior

La FDA aprueba el selumetinib para tratar a niños con neurofibromatosis de tipo 1

Artículo siguiente >

Las mujeres tienen más efectos secundarios por la radiación en la pelvis de lo pensado

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Una sola dosis de la vacuna contra el VPH ofrece protección a largo plazo contra muchos de los tipos de este virus que causan cáncer publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”