Pasar al contenido principal

La darolutamida prolonga la supervivencia de algunas personas con cáncer de próstata metastásico

, por el Equipo del NCI

La darolutamida funciona al inhibir los receptores androgénicos (en rosa) para impedir que se unan a los andrógenos (en amarillo), lo cual evita que las células cancerosas sobrevivan y se multipliquen.

Fuente: Fuente: Adaptación de Cancers. Febrero de 2017. https://doi.org/10.3390/cancers9020020. CC BY 4.0.

Según los resultados de un estudio clínico grande, el medicamento darolutamida (Nubeqa) podría ser parte del tratamiento estándar para algunos hombres con diagnóstico de cáncer de próstata avanzado.

En el estudio, los hombres con cáncer de próstata sensible a las hormonas metastásico (que se diseminó a otras partes del cuerpo) recibieron tratamiento con darolutamida y dos terapias más (docetaxel con terapia de privación de andrógenos o TPA), o recibieron tratamiento solo con docetaxel y TPA.

Muchos más hombres que recibieron los tres tratamientos aún seguían vivos 4 años después de iniciar el tratamiento en comparación con quienes solo recibieron docetaxel y TPA. Además, la adición de la darolutamida no produjo efectos secundarios más intensos.

Los datos del estudio llamado ARASENS se publicaron en la New England Journal of Medicine y se presentaron en el Simposio de Cánceres Genitourinarios de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO) el 17 de febrero. 

Durante la reunión, el investigador principal del estudio, el doctor y licenciado en Medicina Matthew R. Smith, del Centro Oncológico del Hospital General de Massachusetts, indicó que “según los resultados del ARASENS, concluimos que el tratamiento con darolutamida en combinación con TPA y docetaxel se debería convertir en el nuevo tratamiento estándar para los pacientes con cáncer de próstata metastásico sensible a las hormonas”. 

La doctora Fátima Karzai, de la Unidad de Cánceres Genitourinarios del NCI, estuvo de acuerdo y calificó los resultados como “cambios innovadores en la práctica”. 

Bayer y Orion Pharma, los cofabricantes de la darolutamida, financiaron el ARASENS. Bayer presentó una solicitud a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para ampliar la aprobación del medicamento a fin de incluir a personas con cáncer de próstata metastásico sensible a las hormonas. En la actualidad, el medicamento solo se aprobó para las personas con cáncer de próstata que no es metastásico y que es resistente a las hormonas (que no responde a la terapia hormonal).

Tratamiento estándar cambiante

El cáncer de próstata sensible a las hormonas (también llamado sensible a la castración) se refiere a los tumores que siguen creciendo, en gran parte, por la estimulación de las hormonas sexuales masculinas llamadas andrógenos. Por muchos años, el cáncer de próstata metastásico sensible a las hormonas se trató solo con TPA, que inhibe la producción de andrógenos en los testículos. 

En 2014, en un estudio clínico grande se demostró que la adición del medicamento de quimioterapia docetaxel a la TPA mejoró la supervivencia de los hombres con cáncer de próstata metastásico sensible a las hormonas. Desde entonces, esta combinación se convirtió en el tratamiento estándar para este grupo de pacientes. 

Hace poco, en algunos estudios se demostró que, cuando se añaden a la TPA otros medicamentos (como la acetato de abiraterona abiraterona [Zytiga], la enzalutamida [Xtandi] y la apalutamida [Erleada]) que inhiben la producción o la unión de andrógenos, también se prolonga la supervivencia de las personas con cáncer de próstata metastásico sensible a las hormonas. Por ejemplo, en un estudio en el que se combinó apalutamida con TPA, alrededor del 82 % de los hombres aún seguían vivos después de 2 años en comparación con el 74 % de quienes recibieron tratamiento solo con TPA.

Luego, se iniciaron varios estudios clínicos para determinar si la combinación de cualquiera de estos medicamentos con TPA y docetaxel podría mejorar aún más la supervivencia. Sin embargo, los resultados de esos estudios fueron contradictorios: uno indicó una mejora de la supervivencia sin progresión de la enfermedad mientras que otro no demostró ningún aumento en la supervivencia general.

Al igual que otros inhibidores de receptores androgénicos, la darolutamida funciona al inhibir la unión de los andrógenos a los receptores de las células cancerosas. Sin embargo, a diferencia de otros inhibidores de receptores androgénicos, la darolutamida no pasa del torrente sanguíneo al encéfalo, que podría ser el motivo por el que en los estudios se encontraron menos efectos secundarios asociados al sistema nervioso central (como convulsiones) con la darolutamida que con otros medicamentos de este tipo.  

Ya se demostró que la combinación triple de darolutamida, TPA y docetaxel mejora la supervivencia de los hombres con cáncer de próstata resistente a las hormonas que no se diseminó. El ARASENS se inició para saber si se podría lograr lo mismo en hombres con cáncer de próstata que se diseminó. 

Mejora de la supervivencia a los 4 años

En el ARASENS, se asignaron casi 1300 participantes al azar para recibir darolutamida o un placebo (ambos en pastilla, dos veces al día). Todos los participantes recibieron TPA en un plazo de 12 semanas antes de la aleatorización y seis ciclos de docetaxel que comenzaron en las 6 semanas posteriores a la aleatorización. 

Después de 4 años, alrededor del 63 % de los pacientes que recibieron darolutamida seguían vivos en comparación con casi el 50 % de los pacientes que recibieron placebo. El grupo que recibió darolutamida vivió más tiempo a pesar de que la mayoría de los participantes del grupo de placebo (75 %) recibieron otros tratamientos de uso común, como abiraterona y enzalutamida, durante el seguimiento

La darolutamida también produjo otras mejoras. Por ejemplo, en los hombres tratados con darolutamida, el cáncer tardó más en volverse resistente a las terapias de inhibición hormonal, y el dolor a causa del cáncer tardó más en empeorar.  

La frecuencia de los efectos secundarios graves, que incluyeron cansancio, caídas, fracturas y problemas del corazón, fue parecida en los dos grupos. Alrededor de dos tercios de los pacientes en ambos grupos tuvieron efectos secundarios graves. La mayoría de estos se produjeron cuando se administró la darolutamida (o el placebo) al mismo tiempo que el docetaxel. 

Las opciones generan más preguntas

La doctora Elisabeth Heath, directora de investigación del cáncer de próstata del Instituto Oncológico Karmanos en Detroit, concordó con que los resultados del ARASENS deberían tener un efecto inmediato en cómo se trata esta forma de la enfermedad.

En su charla en el simposio de la ASCO, la doctora Heath, que no participó en el estudio, destacó una diferencia importante entre el ARASENS y otras investigaciones en las que se probaron medicamentos inhibidores de receptores androgénicos en hombres con esta forma del cáncer de próstata. Explicó que, en esas otras investigaciones, algunos participantes recibieron docetaxel antes del tratamiento con los medicamentos inhibidores de receptores androgénicos, y no al mismo tiempo. 

La doctora Heath comentó que, según los resultados del ARASENS, la administración simultánea de los tres tratamientos parece ser la opción preferida para algunos pacientes.

La doctora Karzai señaló que, a pesar de que hay muchas opciones para tratar el cáncer de próstata metastásico sensible a las hormonas, aún quedan muchos interrogantes. Indicó que, “no tenemos pautas sobre quién debe empezar el tratamiento y con qué medicamento, ni sabemos si un medicamento es mejor que otro para un paciente [específico]”. 

También señaló que se necesitan más investigaciones sobre cómo el orden de administración de los medicamentos influye en su eficacia y en la frecuencia de los efectos secundarios. 

Además, comentó que, la mejora en la supervivencia en el ARASENS se observó en pacientes cuyo cáncer se diseminó a varias zonas fuera de la próstata (lo que se conoce como enfermedad de volumen alto).

“No sabemos si las personas con [una enfermedad de] menor volumen se beneficiarían [con la adición de la darolutamida] tanto como los pacientes con una enfermedad de mayor volumen”, explicó. 

“Hay que concentrarse [en el grupo con enfermedad de menor volumen]. ¿Queremos darles esta terapia que causa efectos secundarios cuando no sabemos si mejorará la supervivencia y tendrán otros beneficios secundarios que obtuvo el grupo de volumen alto?”, comentó.

El doctor Smith señaló que en estudios futuros se podría analizar si el tratamiento solo con darolutamida y TPA podría mejorar la supervivencia tanto como la combinación de darolutamida con TPA y docetaxel. Indicó que, eliminar el docetaxel de la combinación podría disminuir algunos de los efectos secundarios. 

< Artículo anterior

¿Sirve la inteligencia artificial para ver el cáncer de formas nuevas y más eficaces?

Artículo siguiente >

Se aprueba Carvykti, la segunda terapia de células T con CAR para el mieloma múltiple

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “La darolutamida prolonga la supervivencia de algunas personas con cáncer de próstata metastásico publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”