Pasar al contenido principal

Vacuna contra el virus del papiloma humano: más pruebas de que una dosis protege contra las infecciones que causan cáncer

, por el Equipo del NCI

Cuatro adolescentes kenianas mirando su teléfono celular

El estudio KEN SHE en Kenia es parte de un proyecto mundial para que las vacunas contra el VPH sean más accesibles en todo el mundo.

Fuente: iStock

Los nuevos resultados de un estudio en Kenia aumentan los datos que indican que una sola dosis de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) es muy eficaz para proteger a las mujeres jóvenes contra la infección de cuello uterino por los tipos de VPH que causan cáncer.

Casi todos los casos de cáncer de cuello uterino son por tipos específicos de VPH. Las vacunas que protegen contra estos tipos de VPH disminuyen mucho el riesgo de cáncer de cuello uterino y de otros cánceres a causa de infecciones por el VPH crónicas. Sin embargo, las tasas mundiales de vacunación contra el VPH son bajas, sobre todo en los países con tasas altas de cáncer de cuello uterino y pocos recursos de atención médica.

Dar una sola dosis de la vacuna contra el VPH, en vez de las dos o tres recomendadas en la actualidad, disminuiría el costo y simplificaría la logística para la vacunación, lo que permitiría que más niñas en el mundo se vacunaran, comentó la doctora Aimée Kreimer, de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer (DCEG) del NCI.

Estos nuevos resultados son del KEN SHE, un estudio clínico aleatorizado en el que se compararon las tasas de infección por el VPH en niñas y mujeres jóvenes de 15 a 20 años que recibieron una sola dosis de la vacuna contra el VPH con las tasas en quienes recibieron primero una vacuna contra la meningitis (vacuna antimeningocócica) y 18 meses después una vacuna contra el VPH.

El estudio “es parte de un proyecto mundial de investigación cuyo objetivo es que las vacunas contra el VPH sean más accesibles para las niñas de todo el mundo”, indicó la doctora Kreimer. Ella dirige varios estudios clínicos sobre la vacuna contra el VPH en Costa Rica, patrocinados por el NCI, en colaboración con la Agencia Costarricense de Investigaciones Biomédicas.

En el estudio KEN SHE, una sola dosis de cualquiera de las dos vacunas contra el VPH ofreció una protección del 97,5 % contra las nuevas infecciones persistentes por el VPH16 y el VPH18, que son los dos tipos de VPH que causan cerca del 70 % de todos los cánceres de cuello uterino, según informaron la investigadora principal del estudio, la doctora y licenciada en Medicina Ruanne Barnabas, directora de enfermedades infecciosas en el Hospital General de Massachusetts, y sus colegas.

Los resultados se publicaron el 11 de abril en la NEJM Evidence

Junto con resultados anteriores de estudios de observación, incluso los de seguimiento a largo plazo del estudio de la vacuna contra el VPH en Costa Rica y los resultados recientes de un estudio en India, los resultados del KEN SHE “nos acercaron aún más a la meta de aumentar el acceso a las vacunas contra el VPH”, indicó la doctora Kreimer. “También recibiremos más datos de otros estudios que ojalá nos ayuden a llegar a la recta final”.

Bajas tasas de vacunación contra el VPH en el mundo

El cáncer de cuello uterino es una de las causas principales de muerte por cáncer en las mujeres de los países de ingresos bajos y medios, incluso los de África subsahariana. La mayoría de los casos nuevos de cáncer de cuello uterino en el mundo (alrededor de medio millón cada año) y casi el 90 % de las muertes por cáncer de cuello uterino ocurren en estos países.

Una de las motivaciones para realizar el estudio KEN SHE, comentó la doctora Barnabas, surgió después de visitar la unidad de cáncer de cuello uterino de un hospital de Nairobi que hicieron ella y la coinvestigadora principal del estudio, la doctora y máster en Salud Pública Nelly Mugo, del Instituto de Investigación Médica de Kenia (KEMRI). 

“Contamos con la vacuna contra el VPH desde 2006 y podríamos haber evitado que esas mujeres tuvieran cáncer de cuello uterino”, recalcó. 

La vacunación contra el VPH previene las infecciones por los tipos de VPH que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino. Dado que el VPH se transmite por contacto sexual, los programas de vacunación en general se dirigen a las niñas y a las adolescentes más jóvenes.

Pero en 2019, solo alrededor del 15 % de las adolescentes del mundo habían recibido dos dosis de la vacuna contra el VPH y, durante la pandemia de la COVID-19, esa tasa disminuyó al 13 %, señaló la doctora Barnabas, que estaba en la Universidad de Washington cuando se realizaba el estudio KEN SHE.

Muchos países de pocos recursos no tienen programas de vacunación contra el VPH ni la infraestructura médica necesaria para ofrecer exámenes de detección del cáncer de cuello uterino periódicos. Y las tasas de vacunación contra el VPH en muchos de los países con acceso a las vacunas, incluso en los Estados Unidos, aún no son muy buenas.

Probar la protección de una sola dosis de la vacuna contra el VPH

Las autoridades de salud pública de Kenia habían planificado un programa nacional de vacunación contra el VPH para las niñas de 9 a 14 años. Sin embargo, el suministro era limitado y la vacuna solo se ofrece a las niñas de 10 años. Algunas niñas de 14 años quizás consigan vacunarse pero en Kenia no se ofrece la vacuna contra el VPH a las niñas de 15 o más años de edad, explicó la doctora Barnabas.

Agregó que, “con apenas unos 15 años, estas mujeres tienen décadas de vida por delante, así que queríamos probar si una sola dosis de la vacuna contra el VPH disminuía el riesgo de contraer el VPH”. El beneficio de la vacunación es mayor si las personas aún no se infectaron por ninguno de los tipos de VPH de riesgo alto a los que se dirigen las vacunas.

La Fundación Bill & Melinda Gates otorgó la financiación primaria para el estudio KEN SHE. En el estudio, se inscribieron 2275 niñas y mujeres jóvenes de 15 a 20 años de edad en tres sitios de Kenia. Las participantes debían ser sexualmente activas pero con un máximo de cinco parejas sexuales en la vida, no tener la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y no haber recibido antes la vacuna contra el VPH. Poco más del 60 % de las participantes dijeron que tuvieron solo una pareja sexual en la vida.

Las participantes se asignaron al azar a uno de los tres grupos siguientes:

  • El primer grupo recibió una sola dosis de Cervarix, una vacuna contra el VPH que impide la infección por tipos del VPH (VPH16 y VPH18).
  • El segundo grupo recibió una dosis de Gardasil 9, una vacuna contra el VPH que protege contra nueve tipos de VPH (VPH16, VPH18 y otros cinco tipos de VPH que causan cáncer o son de riesgo alto).
  • Un tercer grupo recibió una vacuna que protege contra la enfermedad meningocócica (vacuna antimeningocócica), una causa común de la meningitis bacteriana en los adolescentes y los adultos jóvenes.

El plan original del equipo de la doctora Barnabas era administrar una de las vacunas contra el VPH a todas las participantes del grupo de la vacuna antimeningocócica al final del estudio, 3 años después de la inscripción.

Pero después de 18 meses de seguimiento fue evidente que una sola dosis de la vacuna contra el VPH ofrecía protección. Entonces, las niñas y las mujeres jóvenes de este grupo recibieron una vacuna contra el VPH.

Ambas vacunas contra el VPH disminuyeron mucho el riesgo de infección

En la inscripción, a las participantes se les hizo una prueba para detectar infecciones por el VPH en el cuello uterino. Durante el estudio, a las participantes se les hicieron las pruebas del VPH y de Papanicolaou con regularidad. También se les ofreció servicios de salud sexual y reproductiva, como planificación familiar y pruebas y tratamiento para las infecciones de transmisión sexual, incluso del VIH. 

El resultado principal del estudio fue la eficacia de la vacuna a los 18 meses. Es decir, la incidencia de nuevas infecciones persistentes por un tipo de VPH al que se dirige la vacuna. En este análisis, se incluyó a las participantes que, en los primeros 3 meses del estudio, aún no tenían una infección por uno o más de los tipos de VPH a los que se dirigía la vacuna. 

Las mujeres que se infectaron por alguno de estos tipos de VPH en los primeros 3 meses permanecieron en el estudio, y se vigilará a todas las mujeres con resultados anormales en una prueba de Papanicolaou hasta que la infección desaparezca o reciban tratamiento, explicó la doctora Barnabas. 

A los 18 meses después de la inscripción, 36 de las 473 mujeres (7,6 %) que recibieron la vacuna antimeningocócica (grupo de control) tuvieron una nueva infección persistente por VPH16 y VPH18 en el cuello uterino, en comparación con solo 2 de las 985 mujeres (el 0,2 %) que recibieron una de las dos vacunas contra el VPH. La eficacia de ambas vacunas contra el VPH16 y el VPH18 fue del 97,5 %. 

El equipo del KEN SHE continuará el seguimiento de todas las participantes durante 3 años para saber cuánto dura la protección contra la infección por el VPH.

Obtención de más datos sobre la vacunación con una sola dosis

En los próximos años, habrá datos de largo plazo del estudio KEN SHE y de otros estudios clínicos aleatorizados con niñas más jóvenes, y se intentará averiguar cuánto dura la eficacia de la vacunación con una sola dosis contra el VPH, además de comparar una dosis con dos dosis, explicó la doctora Kreimer.

Los datos actuales que indican que una sola dosis de la vacuna contra el VPH es tan eficaz como dos o tres dosis son de estudios anteriores en los que algunas participantes recibieron una sola dosis, pero que no se diseñaron con el propósito de investigar la eficacia de una dosis. 

Uno de los estudios donde se investiga de forma específica si una dosis es tan eficaz como dos dosis es el estudio ESCUDDO en Costa Rica que el NCI patrocina y que la doctora Kreimer dirige. Señaló que se espera obtener los resultados de ESCUDDO en 2025. 

La doctora Kreimer comentó que en Tanzania se lleva a cabo otro estudio importante llamado DoRIS. En este estudio, se investiga la respuesta inmunitaria para saber cómo una, dos y tres dosis de las vacunas contra dos (bivalentes) y nueve (nonavalentes) tipos del VPH funcionan en las niñas. Explicó que, en el estudio se evaluará de forma indirecta la protección que la vacunación ofrece al comparar la respuesta inmunitaria de las niñas de Tanzania con la respuesta inmunitaria de las participantes en el estudio KEN SHE y en los estudios de Costa Rica e India. Se espera obtener los resultados este año.

Mientras tanto, un grupo consultivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una recomendación provisional el 11 de abril para actualizar los calendarios de vacunación contra el VPH. A partir de los resultados del estudio KEN SHE y otros datos recientes, se recomiendan una o dos dosis para la mayoría de las niñas y mujeres jóvenes de 9 a 20 años de edad. Se espera una recomendación definitiva en junio.

Para 2030, la OMS fijó estableció la meta de vacunar contra el VPH al 90 % de las niñas de todo el mundo antes de que cumplan los 15 años.

Además, un comité consultivo sobre vacunación del Reino Unido publicó en febrero una recomendación preliminar para cambiar el calendario de vacunación contra el VPH de dos a una dosis en el programa de vacunación habitual del Reino Unido para los adolescentes de hasta 14 años de edad.

Los colaboradores en el estudio KEN SHE tenían un objetivo en común

El estudio KEN SHE se diseñó en estrecha colaboración con el Ministerio de Salud de Kenia, el Instituto de Investigación Médica de Kenia (KEMRI) y otros colaboradores, explicó la doctora Barnabas. Además, un grupo externo, el Instituto de Ética e Innovación de Políticas de la Universidad McMaster, hizo un análisis de asuntos éticos oficial. 

Agregó que, todos los colaboradores en el estudio KEN SHE “tenían el mismo objetivo de aumentar el acceso a la vacunación contra el VPH en todo el mundo”. “Eso también incluye a los Estados Unidos, donde continúan las desigualdades en el acceso a las vacunas contra el VPH, y donde una sola dosis de una vacuna muy eficaz contra el VPH podría producir los mismos beneficios” que se observaron en Kenia.

Señaló que en Australia, un programa de vacunación generalizada contra el VPH disminuyó de forma notable las infecciones por los tipos de VPH que causan cáncer y “es probable que se elimine el cáncer de cuello uterino en 2025.

Mientras tanto, el 90 % de la carga de cáncer de cuello uterino está en los países de ingresos bajos y medios. Las desigualdades son muy impresionantes, y no tiene por qué ser así”.

< Artículo anterior

Tratamiento de cáncer durante el embarazo: preguntas sobre los nuevos medicamentos

Artículo siguiente >

Responder a las necesidades de salud psicosocial de los sobrevivientes de cáncer: charla con la doctora Patricia Ganz

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Vacuna contra el virus del papiloma humano: más pruebas de que una dosis protege contra las infecciones que causan cáncer publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”