Pasar al contenido principal

Tiosulfato de sodio previene la sordera inducida por el cisplatino en algunos niños

, por Equipo del NCI

Teratoma en el oído interno con células ciliadas (en rojo) y haces de células ciliadas (en amarillo).

Crédito: Dr. Karl R. Koehler, Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana.

Los resultados de un nuevo estudio muestran que el fármaco tiosulfato de sodio puede proteger la audición de niños con cáncer que se someten a tratamientos con el fármaco quimioterapéutico cisplatino.

El estudio clínico incluyó a niños con cáncer de hígado que no se había diseminado (cáncer localizado), para quienes el cisplatino es la quimioterapia convencional. Si bien el cisplatino es muy eficaz, causa también hipoacusia (sordera) en muchos niños.

Los participantes del estudio, que se llevó a cabo principalmente en Europa, fueron asignados al azar para recibir tiosulfato de sodio 6 horas después de cada tratamiento de cisplatino, o para recibir solo cisplatino. La probabilidad de padecer hipoacusia permanente en los niños del grupo que recibió tiosulfato de sodio fue la mitad en comparación con los niños que recibieron solo cisplatino, notificaron los investigadores.

Cabe destacar que el tiosulfato de sodio no pareció disminuir la eficacia del cisplatino: no hubo diferencias entre los grupos tratados en el número de niños vivos 3 años después de haber finalizado el tratamiento. Los resultados fueron publicados el 21 de junio en la revista New England Journal of Medicine.

Estos resultados reflejan los de un estudio similar realizado en los Estados Unidos, publicados el año pasado, que probaron la capacidad de tiosulfato de sodio para prevenir la hipoacusia inducida por cisplatino en niños con diversos tipos de cáncer.

"Es alentador ver que dos estudios indican que se puede reducir el riesgo de hipoacusia en estos niños sin reducir la eficacia de la quimioterapia", comentó la doctora Lisa Cunningham, del Instituto Nacional de Sorderas y otros Trastornos de Comunicación, quien no participó en ninguno de los estudios.

La hipoacusia afecta al desarrollo

En la actualidad, más de 80 % de los niños con cáncer están vivos al menos 5 años después del diagnóstico, y se considera que muchos están curados.

Los investigadores están prestando ahora mayor atención en reducir los efectos secundarios que padecen los niños a largo plazo debido a varios de los tratamientos de cáncer. Estos pueden incluir afecciones del corazón o de los pulmones, dificultades cognitivas, esterilidad e hipoacusia.

"Más o menos durante la última década, hemos logrado entender efectivamente con mucha más profundidad cómo [algunos de] estos fármacos pueden lesionar el oído interno", comentó la doctora Cunningham. Por ejemplo, al inicio de este año el laboratorio de la doctora publicó resultados que muestran que el cisplatino se retiene durante un largo tiempo en el oído interno, lo cual explica por qué su uso puede llevar a padecer hipoacusia.  

La hipoacusia puede tener consecuencias significativas a largo plazo para los niños tratados por cáncer, dijo el doctor Edward Neuwelt, de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon, quien colaboró con la dirección de los dos estudios recientes. El doctor Neuwelt explicó que "alrededor de 60 a 80 % de los niños que recibieron cisplatino presentaron hipoacusia significativa".  El impacto de la hipoacusia puede ser enorme, continuó el doctor, incluso puede aumentar de gran manera el riesgo de reprobar un grado en la escuela.

Las consecuencias pueden ser aún más graves para los niños muy pequeños, agregó la doctora Cunningham. "La hipoacusia afecta las facultades de desarrollo del habla normal y de las habilidades del lenguaje, lo cual… puede llevar a graves problemas de desarrollo para el niño", explicó la doctora.

Confirmación de que el tiosulfato de sodio no altera la supervivencia

El tiosulfato de sodio es un tipo de fármaco de la familia de los antioxidantes. Se piensa que se une a un tipo de moléculas dañinas denominadas especies reactivas de oxígeno que se producen en las células que han recibido cisplatino. Esta unión quizá prevenga que los radicales libres dañen las células ciliadas en el oído interno (que tienen un papel crucial en la audición).

La doctora Cunningham dijo que es también posible que el tiosulfato de sodio funcione uniéndose al propio cisplatino, previniendo así que cualquier residuo de cisplatino destruya las células del oído.

Los resultados del estudio publicado el año pasado, que fue dirigido por el Grupo Oncológico Infantil subvencionado por el NCI, incluyó a niños con varios tipos de cáncer que habían recibido cisplatino como parte de su tratamiento inicial. Los 104 participantes fueron asignados al azar para recibir solo quimioterapia o quimioterapia seguida de tiosulfato de sodio 6 horas después de cada dosis de cisplatino.

El doctor Neuwelt explicó que la programación de las infusiones de tiosulfato de sodio se basó en varias décadas de trabajos clínicos y de laboratorio realizados para determinar cuánto tiempo permanece activo el cisplatino en el organismo. Después de 6 horas el cisplatino ya no destruye en forma activa las células cancerosas, continuó el doctor, por lo tanto, administrar tiosulfato de sodio en ese momento no interferiría con los efectos anticancerígenos del cisplatino.

La hipoacusia ocurrió en 31 (56 %) de los niños que recibieron solo quimioterapia, en comparación con 14 (29 %) de los que recibieron también tiosulfato de sodio. El tiosulfato de sodio no parece haber causado ningún efecto secundario.

En general, no se observaron diferencias entre los grupos en la supervivencia general. Sin embargo, en un análisis que no se había planeado antes de iniciarse el estudio, los investigadores observaron una reducción en la supervivencia general de los niños que recibieron tiosulfato de sodio y que tenían un tipo de cáncer que se había diseminado más allá del sitio de origen (enfermedad diseminada).

Aunque dichos análisis se usan generalmente para identificar cuestiones que deberían ser exploradas en otras investigaciones, algunas personas comenzaron a preocuparse por la seguridad de administrar tiosulfato de sodio a niños con cáncer en estadios avanzados, explicó el doctor Neuwelt.

En el estudio europeo, que fue en parte financiado por el NCI, los investigadores solo inscribieron a niños con un tipo de cáncer (un tipo de cáncer de hígado denominado hepatoblastoma) y entre ellos solo a quienes tenían enfermedad localizada. El cisplatino fue el único fármaco quimioterapéutico que recibieron los participantes en el estudio. Entre los 101 participantes, la hipoacusia ocurrió en 29 (63 %) de los niños que recibieron solo cisplatino, en comparación con 18 (33 %) de quienes recibieron también tiosulfato de sodio.

Tres años después del tratamiento, estaban vivos 98 % de los niños que recibieron cisplatino y tiosulfato de sodio y 92 % de quienes recibieron solo cisplatino. Un niño presentó un efecto secundario (acumulación de ácido en la sangre) que requirió la interrupción del tiosulfato de sodio durante el estudio. Los investigadores informaron que otros efectos secundarios que posiblemente fueron causados por el tiosulfato de sodio resultaron leves, e incluyeron náuseas, vómitos y una reducción del recuento de glóbulos sanguíneos.

"Estos datos son convincentes, y las conclusiones de este estudio deberían desencadenar un cambio mayor en nuestra práctica", comentó el doctor Eric Bouffet, del Hospital para Niños Enfermos de la Universidad de Toronto.

Otros interrogantes sobre el tiosulfato de sodio

El doctor Bouffet agregó que hay aún otros interrogantes sobre cómo proteger la audición en niños que se someten a quimioterapias con cisplatino. "Algunos niños presentan aún complicaciones auditivas a pesar del uso de tiosulfato de sodio. Necesitamos los resultados de estudios en curso para comprender mejor cuáles son los pacientes que pueden tener riesgos de padecer hipoacusia", dijo el doctor.

Son también necesarios estudios adicionales para responder las persistentes preocupaciones sobre el uso del fármaco en niños con enfermedad que se ha diseminado, continuó el doctor Bouffet.

El doctor Neuwelt espera formular un estudio clínico para probar si al agregar tiosulfato de sodio como parte del esquema de tratamiento se puede mejorar la supervivencia en niños con diagnóstico de meduloblastoma. A menudo, los padres de niños con la enfermedad optan por no completar el curso de tratamiento con cisplatino debido a la hipoacusia.

El doctor explicó que "vamos a ver si podemos disminuir el número de niños que necesitan una reducción en la dosis [de cisplatino], y ver si eso mejora la supervivencia".

"En las ciencias básicas y en la industria farmacéutica hay ahora un gran entusiasmo por formular nuevas terapias que reduzcan los casos de hipoacusia, en niños y en adultos", dijo la doctora Cunningham. "Ahora mismo hay varios fármacos en vías de producción, en múltiples etapas de elaboración, que se están fabricando específicamente con esta finalidad".

Por el momento, "tiosulfato de sodio es de bajo costo y puede incorporarse [con facilidad] a los protocolos de quimioterapia que contienen cisplatino", dijo el doctor Bouffet. "Los resultados positivos del estudio [el europeo] denotan la necesidad de realizar estudios adicionales sobre tiosulfato de sodio en otros tipos de cáncer, incluidos en pacientes adultos".

< Artículo anterior

Modificación de la quimioterapia mejora resultados del cáncer pancreático en estadio inicial

Artículo siguiente >

Combinación de fármacos de inmunoterapia aprobada para cáncer metastático colorrectal

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Tiosulfato de sodio previene la sordera inducida por el cisplatino en algunos niños publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”