Biopsia líquida puede predecir el riesgo de recidiva de cáncer de seno años más tarde

26 de septiembre de 2018 por Equipo del NCI

Células tumorales circulantes (CTC), son células que se desprenden de los tumores en el torrente sanguíneo.

Crédito: APMIS Junio 2014. doi: 10.1111/apm.12183. Creative Commons.

Los resultados de un estudio en curso indicaron que las mujeres en quienes se detectan células cancerosas en la sangre 5 años después del diagnóstico de cáncer de seno (mama), tienen una probabilidad 13 veces mayor de recidiva del cáncer que las mujeres en quienes no se detectan estas células.

La mayoría de las mujeres que reciben el diagnóstico de cáncer de seno con receptor hormonal que no se ha diseminado, no tendrán recidivas. Entre quienes presentan recidiva, más de la mitad de los casos son de aparición tardía, lo que significa que la enfermedad reaparece 5 años o más después del diagnóstico.

En la actualidad, los doctores no tienen métodos confiables para predecir en quién es más probable que se presente la recidiva tardía, ni para saber si la persona será candidata a recibir terapias que puedan prevenir o demorar la reaparición de la enfermedad. De acuerdo con los hallazgos del estudio, una prueba de sangre (un tipo de biopsia líquida) puede ayudar a clasificar a las pacientes según su riesgo de recidiva.

"Este [hallazgo] no deberá modificar nuestras prácticas ahora", dijo la investigadora principal, doctora Kathy Miller del Centro Oncológico Melvin and Bren Simon de la Universidad de Indiana. "Pero abre la posibilidad de diseñar futuros estudios clínicos que identifiquen a pacientes con alto riesgo [de recidiva tardía] y que analicen si contar con esa información podría cambiar los tratamientos y mejorar los resultados", agregó la doctora.

Si bien hay limitaciones, "este es un estudio muy bien realizado", dijo la doctora Lyndsay Harris, de la División de Tratamiento y Diagnóstico Oncológico del NCI, quien realizó una investigación similar pero no participó en el estudio. "Es parte de un estudio clínico y, por lo tanto, fue controlado en forma minuciosa".

El hallazgo de que la detección de células tumorales en la sangre está asociada a la recidiva tardía del cáncer de seno "es una observación realmente importante que no se había demostrado claramente hasta el momento en el entorno de un estudio clínico grande", agregó la doctora.

El estudio, financiado en parte por el NCI, fue reportado en la publicación JAMA Oncology el 26 de julio.

Detección de células de cáncer de seno en la sangre

Los tumores son masas sólidas, pero no son estáticos. Además de crecer, diseminarse y modificar el entorno a su alrededor, los tumores también desprenden células en los vasos sanguíneos circundantes. Los estudios han indicado que medir y analizar lo que se llama células tumorales circulantes podría revelar información importante acerca del tumor que puede beneficiar a las pacientes.

Las biopsias líquidas se están estudiando ampliamente como una manera de mejorar la detección temprana del cáncer, de vigilar el avance de la enfermedad y de ayudar a guiar las decisiones de tratamiento.

La doctora Miller y sus colegas querían determinar si la prueba de biopsia líquida para detectar células tumorales circulantes se asociaba a recidivas tardías en mujeres con cáncer de seno.

En este nuevo estudio, se inscribieron también más de 700 mujeres que estaban participando en un estudio clínico grande de terapia adyuvante para el cáncer de seno, financiado por el NCI. En el momento de la inscripción, alrededor de 5 años después del diagnóstico original de cáncer de seno, estas mujeres no presentaban ninguna evidencia de recidiva.

Los investigadores usaron una prueba de biopsia líquida para identificar y contar las células tumorales en una muestra de sangre obtenida de las participantes en el momento de la inscripción. La prueba está autorizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. para determinar el avance de la enfermedad en pacientes con cáncer metastático de seno, próstata y colon. Sin embargo, no se ha comprobado si el uso de la prueba para fundamentar las decisiones de tratamiento mejora los resultados clínicos de los pacientes, recalcó la doctora Harris.

De las 547 mujeres cuyas muestras pudieron analizarse, 26 presentaron al menos una célula tumoral circulante que fue detectada. Los investigadores no observaron ninguna diferencia importante por características como tamaño del tumor o edad en el momento del diagnóstico, entre las mujeres que no presentaron células tumorales circulantes detectables y las que sí las presentaron. Las mujeres con cáncer de seno con receptor hormonal (HR+) y sin receptor hormonal (HR–), presentaron una proporción similar de células tumorales circulantes detectables.

Al cabo de una mediana de seguimiento de 2,6 años después de realizarse la prueba, el cáncer había reaparecido en 24 mujeres del estudio, incluso en 7 mujeres que presentaron células tumorales circulantes detectables y en 17 que no. En todas las mujeres del estudio, la detección de células tumorales circulantes se asoció a un riesgo de recidiva 12,7 veces mayor.

La recidiva tardía es generalmente más común en mujeres con cáncer de seno con receptor hormonal que en mujeres con cáncer de seno sin receptor hormonal. La doctora Miller y sus colegas observaron el mismo patrón: la enfermedad había reaparecido en 6,5 % de las mujeres con cáncer de seno HR+ y en 0,5 % de quienes tenían cáncer de seno HR–.

De las 23 mujeres con cáncer de seno HR+ que tuvieron recidiva tardía, 7 tuvieron células tumorales circulantes detectables. En las mujeres con cáncer de seno HR+, la detección de células tumorales circulantes se asoció a un riesgo de recidiva 13,1 veces mayor.

Entre las mujeres con cáncer de seno HR+ que presentaron células tumorales circulantes detectables, quienes padecieron recidiva tenían un número más alto de células tumorales circulantes que quienes no padecieron recidiva.

No padecieron recidiva ninguna de las ocho mujeres con enfermedad HR– que presentaron células tumorales circulantes detectables. La doctora Miller dijo que no está clara la razón por la que las células tumorales circulantes están asociadas a la recidiva solo en mujeres con enfermedad HR+.

Si bien no hay aún ningún indicio, una idea es que el sistema inmunitario quizá esté mejor equipado para atacar y eliminar los tumores HR– antes de que puedan volver a crecer, agregó la doctora.

Predicción del riesgo de las pacientes

El equipo de investigación reconoció que la población del estudio es pequeña y que necesitan hacer seguimiento de las participantes durante un periodo más largo. Los investigadores continúan realizando el seguimiento de estas participantes.

"Quizá haya más pacientes con recidiva al hacer un seguimiento más largo", dijo la doctora Miller.

Los investigadores tienen planificado también determinar si hacer las pruebas a las pacientes más de una vez es una manera más precisa de predecir la recidiva. Las células tumorales circulantes podrían detectarse más tarde en mujeres que han tenido una recidiva pero que no tuvieron resultados positivos en la prueba a los 5 años, dijo la doctora Miller.

Además, el equipo evaluará otros biomarcadores tumorales (como ciertas proteínas en la sangre) que podrían estar asociados al riesgo de recidiva, "para ver si podemos mejorar nuestros esfuerzos de diferenciar a las pacientes basándonos en su riesgo", explicó la doctora Miller.

La doctora Harris señaló que aún debemos abordar la pregunta sobre cómo la detección de las células tumorales circulantes modificará el tratamiento de las pacientes, y en última instancia, los resultados clínicos.

Las mujeres con cáncer de seno HR+ en ocasiones reciben tratamiento con terapia hormonal durante más de 5 años en un intento por prevenir o demorar la recidiva tardía. Pero no está claro si las pacientes con cáncer de seno HR+ necesitan durante todo ese tiempo dicho tratamiento (que tiene el riesgo de graves efectos secundarios).

Sería útil contar con una prueba que pueda predecir cuáles pacientes con cáncer de seno HR+ tienen mayores riesgos de recidiva tardía y cuáles podrían ser buenas candidatas para recibir terapias prolongadas u otros enfoques de tratamiento, agregó la doctora Harris.

La doctora Miller y sus colegas están comenzando a hablar sobre un estudio de esas características, usando la prueba de biopsia líquida para determinar el tratamiento de las pacientes.

< Artículo anterior

Se amplía la aprobación de ribociclib para algunas mujeres con cáncer avanzado de seno

Artículo siguiente >

Estudio provee mayores detalles sobre sangrado posmenopáusico y cáncer de endometrio

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Biopsia líquida puede predecir el riesgo de recidiva de cáncer de seno años más tarde publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.

Archivo

2019

2018

2017

2016