Pasar al contenido principal

Los pacientes de cáncer tal vez no reciban los opioides que necesitan para controlar el dolor

, por el Equipo del NCI

En un nuevo estudio de beneficiarios de Medicare se indicó que los oncólogos recetan cada vez menos opioides a los pacientes mayores.

Fuente: iStock

En un nuevo estudio se observó que los oncólogos y otros médicos recetan menos medicamentos opioides a los pacientes mayores. Entre 2013 y 2017, el índice nacional de prescripción de opioides a los beneficiarios de Medicare disminuyó casi un 21 % por parte de los oncólogos y 23 % por parte de otros médicos.

Aunque es necesario investigar más las razones exactas, las iniciativas para detener la epidemia del consumo de opioides tal vez influyeron en estas disminuciones, según los resultados publicados en la Journal of the National Cancer Institute el 12 de agosto.

Los autores del estudio opinan que las medidas ante la epidemia del consumo de opioides, que hicieron más difícil conseguir estos medicamentos, quizás impidieron que algunos pacientes recibieran las recetas de analgésicos opioides necesarias para controlar el dolor por cáncer.

En el estudio, las disminuciones fueron sobre todo porque se recetaron menos la hidrocodona combinada con acetaminofeno y los opioides de acción prolongada, como la oxicodona (OxyContin). Durante los 5 años del estudio, los oncólogos y otros médicos recetaron más la gabapentina, una opción de medicamento no opioide. Al mismo tiempo, aumentó la cantidad de recetas de opioides prescritas por los médicos de cuidados paliativos, que son los expertos en el control del dolor.

"Los resultados ponen en duda si las leyes y directrices sobre la prescripción de opioides a personas sin cáncer se aplican de forma inadecuada a los pacientes de cáncer y los sobrevivientes", comentaron el doctor Henry Park y sus colegas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

Durante más de una década en los Estados Unidos, se usaron distintas normas y medidas legislativas para hacer frente a la epidemia de adicción a los opioides. Entre estas, se encuentran las directrices emitidas por grupos médicos sobre la prescripción de opioides y la promoción de analgésicos que no son opioides. No obstante, los investigadores no saben si estos enfoques influyeron en que las personas con cáncer pudieran obtener medicamentos opioides.

"Parece que los oncólogos no recetan tantos opioides como antes", señaló el doctor Park, quien codirigió el estudio. "Las investigaciones futuras se deben concentrar en averiguar si las directrices sobre la prescripción de opioides a pacientes sin cáncer se están aplicando en forma inadecuada a los pacientes que tuvieron cáncer". 

Estrategias para abordar una epidemia 

Los investigadores usaron datos del seguro médico de Medicare provistos por los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid a fin de comparar las tendencias de prescripción de analgésicos a pacientes mayores en los Estados Unidos por parte de los oncólogos y de los demás médicos. Los datos provenían de 21 041 médicos oncólogos y 723 861 médicos que no eran oncólogos (que incluyeron a 4115 proveedores de cuidados paliativos).
 
Entre otros resultados, los investigadores notificaron que las recetas de hidrocodona combinada con acetaminofeno prescritas por los oncólogos durante los 5 años del estudio (2013 a 2017) disminuyeron el 30 %. La prescripción de oxicodona disminuyó el 33 % por parte de los oncólogos.
 
Durante este período, los índices de prescripción de gabapentina aumentaron el 5,9 % por parte de los oncólogos y el 23,1 % por parte de otros médicos. "Se suele considerar que los gabapentinoides son una alternativa segura y eficaz a los opioides, aunque los datos sobre su eficacia para tratar el dolor relacionado con el cáncer no son definitivos", puntualizó el equipo del estudio. 

Entre los proveedores de cuidados paliativos, el índice de prescripción de opioides aumentó casi el 15 %. 

Los datos de Medicare no dan a conocer los motivos exactos de estas tendencias, pero "es razonable suponer que se relaciona con los cambios enormes en los reglamentos que rigen las prescripciones y las actitudes con respecto a los opioides", destacaron los doctores Andrea Enzinger y Alexi Wright, del Instituto Oncológico Dana-Farber, en un editorial que acompañó al estudio

"A pesar de que un diagnóstico de cáncer es una excepción válida para estas reglamentaciones, en general exige que los proveedores hagan un tremendo esfuerzo adicional", escribieron los doctores. 

Los doctores Enzinger y Wright explicaron que el esfuerzo adicional desalienta a los oncólogos a recetar opioides y transfiere esta responsabilidad a los encargados del cuidado paliativo. 

Leyes estatales y tendencias en la prescripción de opioides 

Los investigadores de Yale analizaron también los datos por estado. Durante el período del estudio, los oncólogos prescribieron menos opioides en 43 estados. Los investigadores señalaron que en 5 estados (Oklahoma, Texas, Idaho, Utah y California) los oncólogos recetaron menos opioides en comparación con otros médicos.

En general, la prescripción de opioides se rige mediante licencias médicas estatales y leyes estatales, explicó la doctora Lori Minasian, subdirectora de la División de Prevención del Cáncer del NCI, quien no participó en la investigación. Por ejemplo, aclaró la doctora Minasian, en algunos estados solo se permite recetar opioides en dosis que solo alcanzan para pocos días.

"En los estudios futuros", continuó la doctora, "se podría ahondar más y tratar de estudiar las desigualdades en las leyes estatales en cuanto a la prescripción de opioides y observar si estas explican los diferentes patrones de prescripción entre los oncólogos y otros médicos". 

La doctora Minasian señaló también que en la actualidad no hay suficientes médicos de cuidados paliativos en los Estados Unidos para responder a las necesidades de los pacientes de cáncer, que tal vez no consiguen que los oncólogos les receten medicamentos opioides. 

Los nuevos resultados coinciden con los de otro estudio reciente que también usó datos de Medicare para evaluar los patrones de prescripción de opioides. En ese estudio, los investigadores también descubrieron grandes disminuciones en los índices de prescripción de opioides a los beneficiarios de Medicare por parte de los médicos en general y de los oncólogos en particular.

"Según parece, las políticas y acciones de protección contra el abuso de los opioides disminuyeron con eficacia la cantidad de opioides recetados en el grupo de Medicare", publicaron los investigadores en JAMA Oncology. "Otras disminuciones parecidas que se observaron en los médicos generales y los oncólogos son preocupantes porque tal vez se limitó, sin querer, el acceso a medicamentos para controlar el dolor causado por el cáncer".  

Los investigadores de Yale señalaron que en los resultados de una encuesta de 2018 a personas con cáncer y sobrevivientes, el 35 % de los participantes informaron que sus médicos no quisieron recetarles opioides. Casi la mitad de los encuestados dijeron que sus médicos explicaron que las opciones para el tratamiento del dolor estaban restringidas por leyes, directrices o la cobertura de seguro médico. 

La doctora Park y sus colegas opinaron que "aunque se justifica tomar precauciones para evitar el uso indebido de opioides en los sobrevivientes del cáncer, el control adecuado del dolor es igual de esencial para que estos pacientes tengan la mejor calidad de vida posible".

En el editorial, los doctores Enzinger y Wright opinaron que hacen falta más investigaciones para entender mejor la forma en que estos cambios constantes en el acceso a los opioides afecta a los pacientes de cáncer en diferentes etapas de la enfermedad y para saber "si hay desigualdades en el acceso entre los grupos de pacientes vulnerables (por ejemplo, minorías raciales o étnicas o personas que viven en áreas rurales)". 

Los doctores agregaron que esta investigación, en última instancia, quizás ayude a saber si la disminución de la prescripción de opioides por parte de los oncólogos "representa un avance o un retroceso en la lucha contra el dolor por cáncer".

< Artículo anterior

La FDA aprobó la terapia de células T con CAR para el linfoma de células de manto

Artículo siguiente >

Explicación de las recomendaciones de la Sociedad Americana contra el Cáncer sobre los exámenes de detección del cáncer de cuello uterino

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Los pacientes de cáncer tal vez no reciban los opioides que necesitan para controlar el dolor publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”