Pasar al contenido principal

Las terapias combinadas con nivolumab prolongan la supervivencia de los pacientes con cáncer de esófago avanzado

, por el Equipo del NCI

Radiografía de esófago y la parte alta del tubo digestivo después de la ingesta de bario.

Radiografía de esófago y la parte alta del tubo digestivo después de la ingesta de bario. 

Fuente: iStock

Según los resultados de un estudio clínico grande, para algunas personas con cáncer de esófago avanzado, dos inmunoterapias combinadas son más eficaces que el tratamiento estándar actual con quimioterapia sola.

En el estudio se evaluaron terapias que combinaron nivolumab (Opdivo) [un inhibidor de puntos de control inmunitario] con quimioterapia, y nivolumab con ipilimumab (Yervoy) [otro inhibidor de puntos de control inmunitario]. El estudio, llamado CheckMate 648, incluyó a 970 pacientes con carcinoma de células escamosas de esófago avanzado o metastásico que no se podía tratar con cirugía.

Al compararlas con la quimioterapia sola, cada una de las terapias combinadas prolongó la vida de los pacientes varios meses, según los resultados que se presentaron el 3 de junio en el congreso anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO).

Cada una de las terapias combinadas representa un nuevo estándar de atención para pacientes con carcinoma de células escamosas de esófago avanzado o metastásico sin tratamiento anterior, comentó el doctor Ian Chau, del Hospital Royal Marsden en Sutton (Reino Unido), que presentó los resultados. 

La mayoría de los pacientes con un diagnóstico de carcinoma de células escamosas de esófago avanzado o metastásico que reciben quimioterapia estándar no sobreviven un año, señaló el doctor Chau.

La doctora Julie Gralow, directora médica de la ASCO, concuerda con que es probable que las terapias combinadas amplíen las opciones de tratamiento para algunos pacientes. Durante una rueda de prensa, señaló que estas terapias fueron superiores a la quimioterapia estándar, sobre todo en los pacientes con tumores que tienen concentraciones específicas de una proteína llamada PD-L1

Esta combinación de nivolumab con ipilimumab es el primer régimen de tratamiento sin quimioterapia que demuestra un beneficio para los pacientes con cáncer de esófago avanzado que no recibieron tratamiento anterior, indicó la doctora Gralow.

Inmunoterapias que amplían las opciones de tratamiento

Las dos formas más comunes de cáncer de esófago son el carcinoma de células escamosas, que se origina en las células que revisten el esófago, y el adenocarcinoma, que se origina en las células que producen y segregan moco y otros líquidos.

En los Estados Unidos, el adenocarcinoma es la forma más común de la enfermedad, y se diagnostica sobre todo a los hombres blancos mayores. El carcinoma de células escamosas es más común fuera de los Estados Unidos, en particular, en los países menos desarrollados.

Después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó hace poco varios medicamentos, la inmunoterapia (tanto sola como con quimioterapia) se convirtió en un tratamiento estándar para algunas formas de cáncer de esófago, señaló el doctor Carmen Allegra, asesor especial de la División de Tratamiento y Diagnóstico Oncológico del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), que no participó en el estudio clínico.  

“Los nuevos datos son resultados de investigación importantes con los que se tomarán decisiones sobre la terapia inicial para algunos pacientes con cánceres de esófago avanzados”, comentó el doctor Allegra, que se especializa en el tratamiento de los cánceres gastrointestinales

Mejores desenlaces clínicos para los pacientes

En el nuevo estudio, el 49 % de los pacientes en cada uno de los grupos de terapia combinada y el 48 % en el grupo de la quimioterapia sola tuvieron tumores que eran positivos para PD-L1 (es decir, los tumores tenían concentraciones de PD-L1 del 1 % o mayores). La proteína PD-L1 participa en la respuesta inmunitaria del cuerpo y es un posible indicador de la respuesta a los inhibidores de puntos de control inmunitario.
 

Grupo de tratamiento Mediana de supervivencia general    
  Todos los participantes Participantes con tumores positivos para PD-L1  
Nivolumab con quimioterapia 13,2 meses 15,4 meses  
Nivolumab con ipilimumab 12,8 meses 13,7 meses  
Quimioterapia sola 10,7 meses 9,1 meses  

Con un seguimiento mínimo de 13 meses, la supervivencia general con cada una de las terapias combinadas fue mejor para los pacientes cuyos tumores eran positivos para PD-L1, así como el porcentaje de pacientes cuyos tumores se achicaron (tasa de respuesta). 
 
El tiempo que pasó antes de que la enfermedad empeorara (supervivencia sin progresión) también mejoró en los pacientes con tumores positivos para PD-L1 en el grupo de nivolumab con quimioterapia, en comparación con el grupo de quimioterapia sola. 

Hubo distintos tipos de efectos secundarios entre los pacientes que recibieron un régimen de tratamiento con quimioterapia y sin quimioterapia. Los efectos secundarios más comunes asociados a los regímenes de tratamiento con quimioterapia fueron náuseas, disminución del apetito y estomatitis (inflamación de la boca). Los efectos secundarios del régimen con dos medicamentos de inmunoterapia fueron sarpullido, picazón e hipotiroidismo.

Bristol Myers Squibb, el fabricante del nivolumab y el ipilimumab, patrocinó el estudio clínico.

Nuevos conocimientos sobre la inmunoterapia y el cáncer de esófago

Los nuevos resultados se apoyan en estudios recientes en los que se evaluaron medicamentos de inmunoterapia para tratar el cáncer de esófago. En 2019, se aprobó el medicamento pembrolizumab (Keytruda) para el tratamiento de algunos pacientes con cáncer de esófago avanzado.  

Al año siguiente, los investigadores notificaron que el uso de nivolumab con quimioterapia como tratamiento inicial para el cáncer de estómago avanzado prolongó la supervivencia general. En ese estudio, CheckMate 649, se incluyó a pacientes con adenocarcinoma esofágico y a pacientes con cáncer de la unión gastroesofágica, que se presenta donde el esófago se une al estómago. 

“Ahora tenemos mejores regímenes para los pacientes con cáncer de esófago avanzado y con cáncer de la unión gastroesofágica”, señaló el doctor Allegra. “Además, estamos aprendiendo la mejor forma de usar la inmunoterapia en estas enfermedades”. 

Los datos que indican que algunos pacientes con cáncer de esófago avanzado se beneficiarán de una combinación de inmunoterapia y quimioterapia son “muy sólidos”, comentó el doctor Allegra. “Ahora nos falta saber más sobre el uso de esta inmunoterapia combinada sin la quimioterapia”. 

Añadió que, dado que el estudio actual no se diseñó para hacer una comparación directa entre el uso de nivolumab con quimioterapia y el nivolumab con el ipilimumab, se necesitan más investigaciones para determinar qué pacientes se beneficiarían más de un régimen o del otro.

< Artículo anterior

Se hacen menos cirugías mínimamente invasivas para tratar el cáncer de cuello uterino en estadio temprano

Artículo siguiente >

Los radiofármacos mejoran la supervivencia de personas con cáncer de próstata avanzado

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Las terapias combinadas con nivolumab prolongan la supervivencia de los pacientes con cáncer de esófago avanzado publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”