Pasar al contenido principal

Dejar de fumar mejora la supervivencia de las personas con cáncer de pulmón

, por el Equipo del NCI

Tomografía por emisión de positrones con tomografía computarizada (TEP-TC) de un tumor que volvió (flecha verde) en los pulmones de una persona que recibió tratamiento de cáncer de pulmón.

Fuente: iStock

Según un nuevo estudio, dejar de fumar después de un diagnóstico de cáncer de pulmón en estadio temprano quizás prolongue la vida de las personas. En el estudio, que incluyó a más de 500 pacientes en Rusia, también se descubrió que dejar de fumar hace que el cáncer tarde más en recidivar (volver) o empeorar.

Los resultados surgen de uno de los estudios prospectivos de cohorte más grandes que compara la supervivencia de las personas que dejaron de fumar con las que no lo hicieron, después de un diagnóstico de cáncer de pulmón en estadio temprano.

El grupo de personas que dejó de fumar vivió una mediana de 22 meses más que el grupo que siguió fumando (6,6 años frente a 4,8 años), según la publicación de los investigadores del 27 de julio en la revista Annals of Internal Medicine. También se observó que, en quienes dejaron de fumar, pasó más tiempo antes de la progresión de la enfermedad (5,7 años frente a 3,9 años).

“En el momento de recibir el diagnóstico de cáncer, el fatalismo tal vez haga que algunos pacientes piensen que es inútil dejar de fumar”, comentó el doctor y licenciado en Medicina Mahdi Sheikh, de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), y coautor del estudio. “Pero nuestra investigación demuestra con claridad que dejar de fumar es muy beneficioso en cualquier momento y que nunca es demasiado tarde para dejar, aunque sea después de un diagnóstico de cáncer”.

La información que faltaba

Según estudios anteriores, muchos de los fumadores que reciben un diagnóstico de cáncer siguen fumando tras el diagnóstico, incluso alrededor de la mitad de todos los pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas (CPCNP).

Aunque hay pruebas sólidas de que dejar de fumar disminuye la probabilidad de tener cáncer de pulmón, hay menos investigación sobre el beneficio de dejar de fumar tras un diagnóstico de cáncer de pulmón, aclaró el doctor Sheikh.

“El nuevo estudio es importante”, comentó la doctora Stephanie Land, de la División de Investigación para el Control del Tabaquismo (TCRB) del NCI, que no participó en la investigación. La doctora Land agregó que, estos resultados ofrecen “pruebas claras y rigurosas sobre mejoras específicas en la supervivencia general y la supervivencia sin progresión” relacionadas con el abandono del tabaquismo en las personas con cáncer de pulmón en estadio temprano.

Los resultados “refuerzan los argumentos” para que los tratamientos de abandono del tabaquismo formen parte estándar de la atención médica habitual para todas las personas con cáncer, escribió en un editorial adjunto la doctora Nancy Rigotti, del Centro de Investigación y Tratamiento del Tabaquismo (TRTC) en el Hospital General de Massachusetts.

En el estudio, que se publica tras el informe de 2020 del director general de sanidad de los Estados Unidos sobre el cese del tabaquismo, se confirman los hallazgos existentes, pero también se ofrecen nuevos datos, comentó la doctora Rigotti. La doctora Land opinó lo mismo y señaló que son pocos los estudios de pacientes de cáncer que recopilan datos para saber si los participantes siguen fumando cuando pasa el tiempo.

“Sin embargo, en este estudio prospectivo se respondió a la pregunta de mayor importancia clínica relacionada con el consumo de cigarrillos en los pacientes de cáncer: ¿Qué efecto tiene dejar de fumar después del diagnóstico?”, señaló la doctora Land.

Encuestas telefónicas anuales a los pacientes 

Durante el estudio de 10 años que patrocinó la IARC, los investigadores entrevistaron por teléfono cada año a 517 pacientes que eran fumadores cuando se les diagnosticó CPCNP en estadio temprano. Se siguió a los pacientes del estudio por un promedio de 7 años.

En las encuestas, se obtuvo información para saber si los pacientes fumaban, qué tratamientos recibían y si hubo otros cambios, como cáncer que recidivó o se diseminó.

Los hallazgos fueron los siguientes: 220 pacientes (42,5 %) dejaron de fumar, la mayoría poco después del diagnóstico; y 8 de los que dejaron de fumar volvieron a hacerlo más tarde.

Según el estudio, fue más probable que los pacientes que dejaron de fumar estuvieran vivos a los 3 años y a los 5 años después del diagnóstico de cáncer de pulmón que los otros pacientes.

Los investigadores calcularon que 3 años después del diagnóstico, el 75 % de los pacientes que dejaron de fumar estarían vivos, frente al 66 % de los que siguieron fumando. Y que 5 años después del diagnóstico, el 61 % de los que dejaron de fumar y el 49 % de los que siguieron fumando seguirían vivos.

Dejar de fumar prolongó la vida de las personas, sin importar si habían fumado de forma leve, moderada o intensa. También mejoró la supervivencia ya sea que hubiesen recibido quimioterapia o radioterapia.

“Estos resultados indican que, durante cada consulta después del diagnóstico, se debe alentar a todos los pacientes con cáncer de pulmón a que dejen de fumar sin importar el estadio de los tumores, cuánto fuman ni el tratamiento que recibieron”, comentó el doctor Sheikh.

Los investigadores usaron técnicas estadísticas para calcular las diferencias por los cambios de tratamiento con el tiempo, al igual que las diferencias respecto al momento en que los pacientes dejaron o volvieron a fumar.

En el estudio, no se analizaron las características biológicas de los participantes que quizás podrían explicar por qué quienes dejaron de fumar sobrevivieron más tiempo. Pero los carcinógenos del humo del tabaco dañan el ácido desoxirribonucleico (ADN) de las células normales y tumorales, y es posible que aceleren el crecimiento y la progresión de los tumores, explicó el doctor Sheikh.

Integrar el tratamiento para dejar de fumar a la atención oncológica 

En su comentario editorial, la doctora Rigotti escribió que, “Por desgracia, a pesar de estos argumentos sólidos a favor de la intervención, el tratamiento para dejar de fumar aún no es un componente estándar de la atención del cáncer. El reto es incorporarlo en la práctica. Hay algunas iniciativas”.

Para lograr este objetivo, el NCI puso en marcha un proyecto nacional que es parte de la Misión contra el Cáncer (Cancer MoonshotSM) para ayudar a que las personas en tratamiento oncológico dejen de fumar. Mediante la Iniciativa de Abandono del Tabaquismo en los Centros Oncológicos (C3I) se financiaron proyectos en 52 centros oncológicos designados por el NCI a fin de crear o mejorar los servicios para ayudar a los pacientes que reciben tratamiento a dejar de fumar.

Desde 2018, más de 50 000 pacientes de cáncer recibieron servicios en los programas de tratamiento del tabaquismo de C3I. La iniciativa integra las intervenciones para el abandono del tabaquismo al tratamiento habitual del paciente.

Según la doctora Land, que dirige la iniciativa en el NCI, uno de los objetivos de la C3I es que los recursos para dejar de fumar estén disponibles donde sea que los pacientes de cáncer fumadores reciban atención clínica.

Los recursos para ayudar a los pacientes de cáncer de pulmón en estadio temprano a dejar de fumar son cruciales, recalcó el doctor Sheikh.

Comentó que, “Los pacientes que tratan de dejar el cigarrillo necesitan apoyo, no basta con alentarlos”. “Necesitamos introducir programas de tratamiento del tabaquismo en los centros de atención oncológica e integrarlos a la atención de rutina”.

< Artículo anterior

Investigación sobre la COVID-19, las vacunas y el sistema inmunitario: hallazgos recientes de la SeroNet del NCI

Artículo siguiente >

Se aprobó el belzutifán para tratar tumores relacionados con la enfermedad hereditaria de Von Hippel-Lindau

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Dejar de fumar mejora la supervivencia de las personas con cáncer de pulmón publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”