Pasar al contenido principal

Los mensajes de texto quizás disminuyan las desigualdades en la detección del cáncer colorrectal

, por el Equipo del NCI

Ahora se envían mensajes de texto junto con otros métodos para disminuir las desigualdades raciales y étnicas en la detección del cáncer colorrectal. 

Fuente: iStock

Los mensajes de texto van más allá de la diversión de encontrar y usar nuevos emojis o tener conversaciones digitales informales con los amigos. De acuerdo con los resultados de un nuevo estudio, combinar mensajes de texto con el envío por correo de pruebas gratuitas para hacerse en casa podría aumentar la cantidad de personas que se hace el examen de detección del cáncer colorrectal.

Los resultados provienen de un estudio clínico de más de 400 personas que fueron pacientes de un centro médico comunitario en el suroeste de Filadelfia. Alrededor del 90 % de las personas que participaron en el estudio eran de raza negra, en quienes las tasas de realización del examen de detección han sido en general bajas.

Entre los participantes del estudio que recibieron un solo mensaje de texto recordándoles que había pasado la fecha para hacerse el examen de detección de cáncer colorrectal, solo alrededor del 2 % se hizo el examen en las 12 semanas posteriores. Por el contrario, entre los participantes que recibieron una serie de mensajes de texto sobre el examen de detección y además recibieron una prueba inmunoquímica fecal (FIT) para hacerse en casa, alrededor del 20 % completó y devolvió la prueba por correo durante el mismo período. El número de personas que completó el examen de detección fue casi 10 veces más alto.

Los resultados se publicaron el 28 de enero en la Journal of General Internal Medicine.

La cantidad de personas que completaron el examen de detección es aún relativamente baja, reconoció uno de los investigadores principales del estudio, el doctor Shivan Mehta, de la Facultad de Medicina Perelman en la Universidad de Pensilvania. No obstante, los resultados del estudio son prometedores, observó el doctor Mehta.

"Los pacientes que participaron en este estudio pertenecen a un grupo de la población que históricamente no recibe atención médica adecuada: el 50 % usa el programa de Medicaid y muchos no tienen seguro médico", agregó.

El doctor Paul Doria-Rose, del Programa de Investigación sobre la Prestación de Servicios de Salud de la División de Control de Cáncer y Ciencias Demográficas del NCI, estuvo de acuerdo con que en el estudio se comprueba que los mensajes de texto cumplen una función para abordar las desigualdades en los exámenes de detección. El doctor señaló que también se destacan muchas ventajas de los mensajes de texto.

"Es mucho más probable que se lean los mensajes de texto que los de correo electrónico, y los sistemas de salud los pueden poner en práctica de manera simple y con costos bajos", continuó el doctor Doria-Rose. Será un desafío saber cuál es la mejor forma de usar los mensajes de texto como método para abordar las desigualdades de salud, ya sea con recordatorios sobre vacunaciones u otras medidas de medicina preventiva. 

El doctor Doria-Rose advirtió que inundar a los pacientes con mensajes de texto podría "hacer que dejen de interactuar con el sistema de atención médica".

Encontrar maneras de solucionar las desigualdades en la detección del cáncer

Durante la última década, la tasa general de exámenes de detección del cáncer colorrectal en los Estados Unidos aumentó de forma lenta. En comparación con los blancos no hispanos, las tasas de detección mejoraron, pero aún no son adecuadas entre las personas negras y siguen bajas entre los hispanos.

Aunque hay varios factores que contribuyen a esta disminución en la detección, tener seguro médico "es el factor dominante para mantenerse al día con los exámenes de detección del cáncer colorrectal", puntualizó el doctor Samir Gupta, de la Universidad de California San Diego (UCSD), un gastroenterólogo que se concentra en la investigación de la detección y la prevención. 

A pesar de la importancia del seguro médico, el doctor Gupta recalcó que es importante no dejar de lado los otros factores socioeconómicos que contribuyen a esta y otras desigualdades relacionadas con el cáncer. Por ejemplo, aún está muy presente en esas comunidades el fantasma histórico del abuso que sufrieron las personas de minorías raciales o étnicas cuando participaron en ciertas investigaciones. 

"A partir de otras investigaciones sabemos que [estos grupos] tienen inquietudes sobre los exámenes de detección del cáncer: falta de confianza", concluyó el doctor Mehta.

Además, la colonoscopia no es siempre una opción práctica para muchas personas en las comunidades desatendidas, ya que no les cubren el tiempo libre del trabajo para asistir a citas médicas ni tienen fácil acceso a los centros donde se ofrece el procedimiento.

Debido a todos estos factores, los investigadores quisieron probar si una estrategia proactiva, junto con el envío de pruebas gratuitas para hacerse en casa, como la FIT, podría mejorar la detección del cáncer colorrectal en los grupos sin acceso adecuado a la atención médica. Entre las diferentes formas de contacto directo, los mensajes de texto son un área de muchísimo interés, y por una buena razón.

"Hallamos que [los mensajes de texto] son la forma de comunicación que muchos de nuestros pacientes desean, en particular nuestros pacientes de grupos minoritarios que no tienen acceso adecuado a la atención médica", puntualizó el doctor Mehta. 

Más exámenes de detección del cáncer colorrectal a bajo costo

Los 440 participantes del estudio se atendieron antes en el mismo centro de salud aprobado por el gobierno federal (FQHC) en Filadelfia. Los FQHC son centros de salud que reciben fondos federales para ofrecer servicios de atención primaria en comunidades desatendidas. Para participar en el estudio, debía haber pasado la fecha indicada para el examen de detección del cáncer colorrectal y el número de celular debía estar en la historia clínica electrónica de la persona. 

Se seleccionó al azar a la mitad de los participantes para recibir un solo mensaje de texto recordándoles que había pasado la fecha del examen de detección, que era la práctica usual del centro de salud donde se realizó el estudio. La otra mitad de los participantes (el grupo de "intervención") recibió una serie de mensajes de texto. El primer mensaje era del médico de su centro de salud en el que se les avisaba que recibirían el paquete de la FIT gratuito. Los participantes que recibían el mensaje podían rechazar el envío de la prueba gratuita si no la querían.

Las personas en este grupo que no cancelaron la suscripción a los textos, recibieron otros mensajes para confirmar si habían recibido el paquete de la FIT y mensajes para el seguimiento a intervalos regulares si no habían devuelto la prueba por correo (que incluía un sobre con el franqueo para enviarla).

Doce semanas después de recibir el primer mensaje de texto, 5 participantes (2,3 %) del grupo que recibió el recordatorio usual se realizaron un examen de detección (FIT o colonoscopia), mientras que 43 participantes (19,8 %) en el grupo de intervención completaron y devolvieron la FIT.

Los investigadores notificaron que un resultado destacado del estudio fue el costo bajo de los mensajes de texto y del envío del paquete de la FIT: con $200 se cubrió el costo para todos los participantes.

El doctor Doria-Rose advirtió que, aunque la FIT y otra prueba de detección de cáncer colorrectal similar para hacerse en casa (la prueba de sangre oculta en la materia fecal [FOBT]) tienen ventajas, los inconvenientes son también considerables. Por ejemplo, un problema es que se recomiendan todos los años (mientras que la colonoscopia se hace una vez cada 10 años). 

Eso crea un posible problema, continuó el doctor, porque en algunos estudios se demostró que "una proporción significativa de las personas que se evaluaron por medio de la prueba de FIT no siempre se hacen los exámenes de detección o entran en la categoría de 'una vez y basta'”.

Otro problema de las pruebas para hacerse en casa, señaló el doctor, es garantizar que las personas que tienen resultados anormales se hagan los controles de seguimiento adecuados, que en el caso de la FIT, es una colonoscopia.

Adaptación para llegar a grupos específicos

En otros estudios también se evaluaron el envío por correo de los paquetes de FIT gratuitos y las campañas de divulgación dirigidas a los pacientes para mejorar la detección del cáncer en los grupos desatendidos.

Por ejemplo, los doctores Gupta y Sheila Castañeda, de la Universidad Estatal de San Diego, dirigieron un estudio clínico para analizar maneras de aumentar las tasas de detección en la población que es sobre todo de origen hispano/latino a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México. Al igual que en el estudio de Filadelfia, todos los participantes eran pacientes del mismo FQHC. 

En lugar de usar mensajes de texto, en este estudio se usaron postales, paquetes de FIT por correo con instrucciones fáciles de entender y llamadas telefónicas a los participantes para darles seguimiento. En el estudio, casi el 80 % de las personas que recibieron las postales y los paquetes de FIT completaron los exámenes de detección. Todos los participantes en el estudio ya tenían una cita programada en la clínica, señaló la doctora Castañeda, por lo que es probable que fuera un grupo más participativo.

De todas formas, prosiguió la doctora, en el estudio se destaca la importancia de usar estrategias de comunicación creadas a través de alianzas de investigación entre grupos académicos y la comunidad, para basar en ellas el contenido de los mensajes y el enfoque general dirigido a los grupos desatendidos. 

Según los estudios con nuestros propios pacientes, "adaptamos los materiales con mensajes como 'Hazlo por tu familia', explicó la doctora. "Además, las llamadas recordatorias las hace nuestro personal bilingüe, que tiene el conocimiento cultural necesario y guía a los pacientes".

En términos más generales, la doctora Castañeda recalcó que para avanzar más en el abordaje de las desigualdades por cáncer, se deben usar a gran escala las estrategias que funcionen, y ponerlas en práctica "a un nivel más amplio dentro del sistema".

Por ejemplo, como parte de la iniciativa llamada Aceleración de la Detección y el Seguimiento del Cáncer Colorrectal mediante la Ciencia de la Implementación (ACCSIS) de la Misión contra el Cáncer (Cancer MoonshotSM), los doctores Castañeda y Gupta participan en un estudio sobre detección que se lleva a cabo en un grupo grande de centros médicos comunitarios en California, que probará un enfoque de divulgación similar al que se usó en su estudio de un solo centro. (Vea el cuadro).

La aplicación más amplia de estrategias de divulgación de mayor eficacia necesitará también de cambios paralelos a nivel de las políticas, observó el doctor Gupta. Esto incluye modelos de pago que respalden las prácticas que demuestren que ayudan a disminuir las desigualdades por cáncer.

"Tenemos las pruebas de que funcionan", recalcó el doctor. "Pero, ¿ya está lista la política para poder hacerlo?"
 

< Artículo anterior

¿Terapia hormonal para el cáncer de próstata? Una prueba genética tal vez ayude a tomar la decisión

Artículo siguiente >

La terapia dirigida con cabozantinib disminuye la progresión de un cáncer de riñón poco común

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Los mensajes de texto quizás disminuyan las desigualdades en la detección del cáncer colorrectal publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”