Efectos secundarios tardíos del tratamiento de cáncer

  • Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

Crédito: iStock

Algunos han descrito la supervivencia como "no tener enfermedad, pero no estar libre de su enfermedad". Lo que usted experimenta en su cuerpo puede estar relacionado con el tipo de cáncer que tuvo y el tratamiento que recibió.  Tal vez se dé cuenta que usted está tratando todavía de superar los efectos del tratamiento en su cuerpo. Se puede llevar tiempo en superar estos efectos.

Es importante recordar que no hay dos personas iguales. Usted puede experimentar cambios que son muy diferentes a los de otra persona, incluso si esa persona tuvo el mismo tipo de cáncer y tratamiento.

Muchos cambios físicos pueden controlarse. Vea Efectos secundarios para más información acerca de esos cambios físicos y formas de controlarlos.  Hable con su doctor tan pronto como usted note cualquier problema nuevo.

Para más información acerca de los cambios físicos después del tratamiento para cáncer en niños, vea Efectos tardíos del tratamiento para cáncer en la niñez (PDQ®)-versión para pacientes.

El tratamiento de cáncer puede también causar efectos secundarios que pueden no aparecer por meses o por años después de que usted haya terminado el tratamiento. La quimioterapia, la radiación y otros tratamientos de cáncer pueden causar los siguientes efectos tardíos.

Disminución de la masa ósea

La quimioterapia, las medicinas esteroideas, la terapia hormonal o la radioterapia pueden causar adelgazamiento de los huesos.  Con la radioterapia, la disminución ósea ocurrirá solo en la parte del cuerpo que fue tratada.

Formas de controlarla

Después del tratamiento de cáncer, usted deberá tener exámenes regulares. Durante estas visitas su doctor o su enfermera le harán un examen físico y pueden ordenar pruebas para revisar la disminución ósea. Usted puede ayudar a que su riesgo de disminución de masa ósea sea menor con:

  • No fumar o usar otros productos de tabaco
  • Comer alimentos ricos en calcio y vitamina D
  • Caminar, andar al trote, o hacer otros ejercicios de levantamiento de pesos
  • Limitar la cantidad de alcohol que bebe

Si tuvo radiación a la cabeza o al cuello, ver también Cambios en la boca los consejos para controlar la disminución ósea en la mandíbula.

Cambios en el cerebro

Algunos fármacos de quimioterapia y la radioterapia al cerebro pueden causar problemas meses o años después de que termina el tratamiento. Los efectos tardíos pueden ser:

  • Falta de memoria
  • Problemas con matemáticas
  • Problemas para concentrarse
  • Procesamiento lento de información
  • Cambios en la personalidad
  • Problemas de movimiento

 La radiación al cerebro puede causar necrosis por radiación. Este problema puede suceder cuando un área de tejido muerto se forma en el sitio del tumor del cerebro. La necrosis por radiación puede causar problemas de movimiento, problemas para concentrarse, procesamiento lento de la información y dolores de cabeza.

Formas de controlarlos

Después del tratamiento de cáncer, usted deberá tener exámenes regulares. Si tiene síntomas de cambios en el cerebro, usted tendrá exámenes para ver si se deben al cáncer o si son efectos secundarios tardíos de su tratamiento. Si usted tiene efectos secundarios tardíos, su doctor o su enfermera:

  • Hablará con usted sobre formas de controlar los efectos secundarios tardíos
  • Puede recomendarle a un fisioterapeuta, a un terapeuta ocupacional o a un terapeuta del lenguaje que pueda ayudarle con los problemas causados por los efectos secundarios tardíos
  • Puede recetar medicina o sugerir alguna cirugía que ayude con los síntomas

 Vea nuestra información sobre Problemas de memoria o concentración para más información sobre los cambios en el cerebro.

Cambios del sistema endocrino

Algunos fármacos para el cáncer y la radiación a la cabeza y cuello pueden dañar partes del sistema endocrino. El sistema endocrino es un conjunto de órganos y glándulas que controlan las funciones corporales como el crecimiento, el desarrollo sexual, la reproducción, sueño, hambre y la forma como el cuerpo usa los alimentos.

Partes del sistema endocrino que pueden haberse dañado por el tratamiento de cáncer son la tiroides, los ovarios y los testículos. La radiación a la cabeza y al cuello puede dañar la tiroides. La radiación a la pelvis puede dañar los ovarios en las mujeres o los testículos en los hombres. Problemas causados por estos cambios pueden ser la menopausia temprana, infecundidad, hipotiroidismo y aumento de peso.

Formas de controlarlos

Menopausia temprana. Vea Sofocos y sudores nocturnos (PDQ®)–Versión para pacientes

Sexualidad y fecundidad. Para información acerca del manejo de la infecundidad, vea Problemas sexuales y de fecundidad (mujeres) o Problemas sexuales y de fecundidad (hombres).

Problemas de tiroides.  Si usted presenta problemas de tiroides, su doctor puede recetar una terapia de remplazo hormonal y vigilar su respuesta al medicamento.

Problemas de los ojos

La quimioterapia, la terapia hormonal, la inmunoterapia y medicinas esteroideas pueden aumentar el riesgo de cataratas.  Las cataratas son un problema en el que el lente del ojo se hace borroso. Las cataratas pueden causar:

  • Visión borrosa o visión doble
  • Sensibilidad a la luz
  • Problemas para ver en la noche

 Algunos fármacos de quimioterapia pueden causar síndrome de ojos secos. Este es un problema en el que los ojos no producen suficientes lágrimas. Los síntomas son sentir que los ojos están secos o que hay algo dentro.

Formas de controlarlos

Si usted tiene el riesgo de cataratas, deberá visitar regularmente a un oftalmólogo (médico que trata los problemas de los ojos).

Si las cataratas son graves, pueden ser tratadas con cirugía. En este tipo de cirugía, un cirujano oftalmólogo extrae el lente borroso y lo remplaza con un lente de plástico. En general, usted tendrá anestesia local y podrá regresar a casa el mismo día.

Si presenta el síndrome de ojos secos, su doctor puede recetarle un tratamiento regular con gotas o ungüento para los ojos.

Sordera

El tratamiento con algunos fármacos de quimioterapia (especialmente el cisplatino y altas dosis de carboplatino) y altas dosis de radiación al cerebro pueden causar sordera.

Formas de controlarla

Vea a un audiólogo.  Si usted tuvo tratamiento de cáncer que puede causar sordera, deberá visitar al menos una vez a un audiólogo después de terminar el tratamiento. Un audiólogo es un profesional capacitado en trastornos auditivos. Dependiendo del tipo y dosis del tratamiento de cáncer que haya recibido, usted puede necesitar ver a un audiólogo con más frecuencia.

Vigile los signos de sordera. Haga saber de inmediato al doctor si nota cambios en audición.

Problemas cardíacos

Ciertos fármacos para el cáncer y radioterapia al pecho pueden causar problemas cardíacos. Los fármacos que tienden a causar problemas cardíacos son:

  • Trastuzumab
  • Doxorrubicina
  • Daunorrubicina (Cerubidina)
  • Epirrubicina (Ellence)
  • Ciclofosfamida (Neosar)

Los problemas cardíacos causados por el tratamiento de cáncer pueden ser:

  • Debilidad del músculo cardíaco, lo cual se conoce como insuficiencia cardíaca congestiva.  Esto puede causar falta de respiración, mareos e hinchazón de manos o pies.
  • Cardiopatía coronaria, la cual ocurre cuando el pequeño vaso sanguíneo que suministra la sangre y el oxígeno al corazón se estrecha. Puede causar dolor en el pecho o falta de respiración. Este problema es más común en quienes tienen altas dosis de radioterapia al pecho.

Formas de controlarlos

Después del tratamiento de cáncer, usted deberá tener exámenes regulares. Si tiene problemas cardíacos, su doctor o su enfermera pueden sugerirle que:

  • Coma una dieta saludable para el corazón
    La cual incluye una variedad de frutas, verduras y cereal integral. También incluye carnes magras, aves, pescado, frijoles y leche o productos lácteos sin grasa o con poca grasa.  Su doctor le recomendará probablemente que siga una dieta baja en sal, porque la sal puede causar que exceso de fluido se acumule en su cuerpo, lo que empeora los problemas del corazón.  La Asociación Estadounidense del Corazón tiene muchas sugerencias para comer sanamente para el corazón.
  • Cuide el insumo de líquidos
    Tomar demasiado líquido puede empeorar los problemas cardíacos, por lo que es importante para la gente que tiene deficiencia cardíaca beber la cantidad y los tipos de líquido correctos. Hable con su doctor sobre la cantidad y los tipos de líquido que usted deberá tomar cada día.
    Comunique a su doctor de inmediato si tiene aumento súbito de peso. Esto podría significar que se está acumulando exceso de líquidos. También, si tiene deficiencia cardíaca, usted no deberá beber alcohol.
  • Adelgace si tiene obesidad o sobrepeso
    Llevar exceso de peso puede añadir esfuerzo a su corazón. Trabaje con su equipo de atención médica para adelgazar sin peligro.
  • Ejercicio 
    El tipo y la cantidad correctos de ejercicio pueden ayudarle a conservar su salud y la de su corazón. Hable con su doctor de las actividades que usted puede tener sin peligro. El ejercicio puede ayudarle a ponerse en buen estado físico y a mantener la mayor actividad posible.
  • Deje de fumar y evite usar drogas ilegales
    Hable con su doctor de los programas y productos que le pueden ayudar a dejar de fumar. También trate de evitar el humo de tabaco en el ambiente. El fumar y las drogas pueden empeorar la deficiencia cardíaca y dañar su salud. Para ayuda para dejar de fumar, visite Smokefree.gov o llame sin cargos al 1-800-422-6237 (1‑800-QUIT-NOW).
  • Descanse lo suficiente 
    Para saber más de problemas para dormir y cómo se pueden controlar, vea nuestra información en Problemas para dormir.
  • Tome las medicinas que recete su doctor 
    Su doctor puede recetarle medicinas según el tipo de problema cardíaco que tenga, lo grave que sea y su respuesta a algunas medicinas. Es importante que tome esas medicinas.

Cambios en las articulaciones

La radioterapia, algunos fármacos de quimioterapia y los esteroides pueden causar tejido cicatricial, debilidad y disminución de la masa ósea. Estos problemas pueden causar falta de movimiento en las articulaciones, como en la mandíbula, los hombros, caderas y rodillas. Si recibe radioterapia, estos problemas ocurrirán solo en la parte del cuerpo que fue tratada.

Formas de controlarlos

Es importante tener en cuenta los primeros signos de problemas en las articulaciones para que puedan solucionarse antes de que empeoren.  Estos signos son:

  • Problema para abrir la boca con amplitud
  • Dolor al hacer ciertos movimientos, como tratar de tocarse la cabeza o poner la mano en un bolsillo trasero.

Hable con su doctor o con su enfermera.  Él o ella pueden recomendarle a un fisioterapeuta quien evaluará sus problemas de las articulaciones y le dará ejercicios para que los haga. Los ejercicios de terapia física pueden hacer que disminuya el dolor, aumente la fuerza y mejore el movimiento. En algunos casos, su doctor puede recomendar un remplazo de rodilla o de cadera.

Problemas pulmonares

La quimioterapia y la radioterapia al pecho pueden dañar los pulmones. Los supervivientes de cáncer que reciben tanto quimioterapia como radioterapia al pecho pueden tener un riesgo mayor de daño a los pulmones.  El daño de los pulmones puede causar falta de respiración, sibilancias, fiebre, tos seca, congestión, y sentir cansancio. Diga a su doctor si usted tiene alguno de estos síntomas.

Formas de controlarlos

  • Terapia de oxígeno
    Si tiene un problema grave para respirar, su doctor puede ordenar terapia de oxígeno. El oxígeno se suministra con más frecuencia con puntas nasales o con una máscara que se ajusta sobre la boca y la nariz.  En algunos casos, se podría recibir oxígeno por un ventilador.
  • Adelgace si tiene obesidad o sobre peso
    El exceso de peso puede dificultar la respiración. Trabaje con su doctor y con su equipo de atención médica para adelgazar sin peligro.
  • Ejercicio 

    Hable con su doctor de las actividades que usted puede tener sin peligro. El ejercicio puede ayudarle a ponerse en buen estado físico y a mantener la mayor actividad posible.
  • Deje de fumar y evite usar drogas ilegales

    Hable con su doctor de los programas y productos que le pueden ayudar a dejar de fumar. También trate de evitar el humo de tabaco en el ambiente. El fumar y las drogas pueden empeorar los problemas pulmonares y dañar su salud. Para ayuda para dejar de fumar, visite Smokefree.gov o llame sin cargos al 1-800-784-8669 (1-800-QUIT-NOW).
  • Tome las medicinas que recete su doctor
    Su doctor puede recetar medicinas para ayudarle a relajarse cuando sea difícil respirar, para aliviar la molestia y tratar el dolor.

Algunas personas con problemas pulmonares toman pastillas esteroideas. Los esteroides pueden interferir con la forma como su cuerpo usa ciertos nutrientes, incluso calcio, potasio, sodio, proteínas y vitaminas C y D.

Si toma esteroides para problemas pulmonares, es muy importante que coma una dieta balanceada que satisface las pautas de Mi plato. Una dieta saludable que incluye alimentos de cada grupo de alimentación puede contrarrestar algunos de los efectos de una terapia con esteroides.

Linfedema

El linfedema es un problema en el que el fluido linfático no drena como debería, se acumula en los tejidos y causa hinchazón. Usted puede tener riesgo de linfedema si parte de su sistema linfático se daña durante la cirugía al extirpar ganglios linfáticos o por la radioterapia a zonas que tienen muchos ganglios linfáticos.  El linfedema puede presentarse muchos años después del tratamiento.

Vea nuestra página del Linfedema para más información, para sugerencias con el fin de controlarlo y signos que hay que tener en cuenta.

Cambios en la boca

La radioterapia a la cabeza o al cuello y algunos fármacos de quimioterapia pueden causar efectos secundarios tardíos en su boca. Los problemas pueden ser boca seca, caries dental o disminución de la masa ósea en la mandíbula.

Formas de controlarlos

  • Visite a su dentista
    Puede pedirle que se revise los dientes cada uno o dos meses durante 6 meses por lo menos despues de terminado el tratamiento con radiación. Durante este tiempo, su dentista se fijará en los cambios en su boca, sus dientes y la mandíbula.
  • Haga ejercicio de mandíbula
    Su doctor o su enfermera pueden sugerirle que abra y cierre la boca 20 veces tanto como pueda sin causarse dolor, tres veces al día, aun cuando su mandíbula no esté tiesa.
  • Estimule la saliva
    Su doctor o su enfermera pueden sugerirle que beba de 8 a 10 vasos de líquido al día. Tenga una botella de agua a la mano para poder dar sorbos durante todo el día. Puede notar también si chupar dulces sin azúcar o mascar chicle le ayudan.
  • Cuide muy bien sus dientes y su encía
    Use hilo dental y enjuague bucal con fluoruro cada día. Cepille sus dientes después de las comidas y antes de acostarse. También, evite los enjuagues bucales que contienen alcohol.
  • Explore sus opciones de tratamiento
    Pida a su dentista que se comunique con su oncólogo radiólogo antes de tener cirugía dental o de encías. Puede haber otras opciones de tratamiento además de cirugía. También, no permita que le extraigan dientes de la parte de su boca que recibió radiación.

Segundos cánceres primarios

El tratamiento de cáncer puede algunas veces causar un nuevo cáncer muchos años después de haber terminado su tratamiento. Cuando ocurre un nuevo cáncer primario en una persona con antecedentes de cáncer, se conoce como un segundo cáncer primario.  Los segundos cánceres primarios no ocurren con mucha frecuencia, pero pueden suceder.

Formas de controlarlos

  • Hable con su doctor sobre los tipos de segundos cánceres de los que usted puede tener riesgo.
  • Tenga exámenes regulares por el resto de su vida para revisar el cáncer, el que tuvo y que fue tratado y cualquier otro nuevo cáncer que pueda suceder. Su doctor puede sugerir pruebas que necesite para buscar un nuevo cáncer y la frecuencia con la que deberá hacerlas.
  • Diga a su doctor si tiene nuevos síntomas o problemas.
  • Actualización: 16 de septiembre de 2016

La mayor parte del texto que se encuentra en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer puede copiarse o usarse con toda libertad. Se deberá dar crédito al Instituto Nacional del Cáncer como fuente de esta información e incluir un enlace a esta página, p. ej., “Efectos secundarios tardíos del tratamiento de cáncer fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Por favor, tenga en cuenta que los artículos del blog que están escritos por individuos fuera del gobierno pueden pertenecer al escritor, y el material gráfico puede pertenecer a su creador. En tales casos, es necesario ponerse en contacto con el escritor, con los artistas o con el editor para obtener su autorización para poder usarlo.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.