• Control de tamaño de fuente
  • Imprimir
  • Enviar por correo electrónico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest

FDA aprueba alectinib para el tratamiento inicial de cáncer de pulmón con ALK

18 de enero de 2018 por por Equipo del NCI

Según las normas de la FDA que rigen las aprobaciones, la mutación en el gen ALK debe identificarse mediante una prueba de laboratorio aprobada por la FDA.

Crédito: Instituto Nacional del Cáncer

El 6 de noviembre, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) aprobó alectinib (Alecensa®) para algunos pacientes con cáncer avanzado de pulmón de células no pequeñas (NSCLC).

La aprobación abarca a pacientes con cáncer metastático de pulmón sin tratamiento previo y cuyos tumores presentan una alteración en el gen ALK (enfermedad también conocida como cáncer de pulmón con ALK) causante del cáncer. Según las normas de la aprobación, una prueba aprobada por la FDA debe identificar la mutación en el gen ALK.

Alectinib es un inhibidor de ALK—un tratamiento dirigido que bloquea la actividad de las proteínas de ALK mutadas. Alrededor de 5 % de los tumores del NSCLC presentan la alteración en el gen ALK.

La FDA previamente aprobó alectinib como terapia de segunda línea para pacientes con NSCLC con ALK cuyos tumores son resistentes a crizotinib o para quienes no pueden tolerar por más tiempo el tratamiento a causa de los efectos secundarios.

La nueva aprobación de la FDA se basa en los resultados de un estudio clínico en fase 3 llamado ALEX de 303 pacientes con NSCLC con ALK que fueron asignados al azar para recibir ya sea alectinib o crizotinib (Xalkori®), el primer inhibidor de ALK aprobado para el tratamiento del NSCLC con ALK.

En el estudio, los pacientes tratados con alectinib vivieron más del doble de tiempo sin que la enfermedad empeorara o regresara, que los pacientes tratados con crizotinib. Alectinib tuvo también mejores resultados en prevenir la diseminación y el crecimiento del cáncer en el cerebro y el sistema nervioso central.

Aún no ha transcurrido un tiempo suficiente en el seguimiento de los pacientes en el estudio para determinar si alectinib mejora también la supervivencia en general.

Pero los datos disponibles permiten suponer que no existe una gran diferencia en la supervivencia general entre los grupos de tratamiento, señaló la doctora Heather Wakelee, especialista en cáncer de pulmón de la Universidad de Stanford, quien no participó en el estudio ALEX.

“Es probable que esto [se deba a que] algunos pacientes tratados con crizotinib recibieron tratamiento con alectinib después de que el cáncer regresó” dijo la doctora Wakelee.

Resultados del estudio ALEX

Si bien crizotinib puede ser un tratamiento eficaz, con el tiempo casi todos los tumores de los pacientes presentan resistencia a este fármaco. Los inhibidores del gen ALK de “próxima generación” como alectinib fueron formulados para que sean más seguros y más eficaces que crizotinib.

El estudio ALEX fue el segundo estudio internacional realizado para comparar alectinib con crizotinib como tratamiento inicial para pacientes con NSCLC avanzado. El primer estudio, J-ALEX, se realizó en Japón y los resultados se notificaron al inicio del presente año. Ambos estudios fueron patrocinados por Roche, el fabricante de alectinib.

En el estudio ALEX, la mediana de supervivencia sin avance fue de 26 meses en pacientes tratados con alectinib, en tanto que fue de 10 meses en pacientes tratados con crizotinib. El índice de respuesta fue 79 % para alectinib y 72 % para crizotinib.

Debido a que el cáncer de pulmón tiende a diseminarse al cerebro, los investigadores formularon inhibidores de ALK de próxima generación que traspasan la barrera hematoencefálica con mayor eficacia que crizotinib, con la expectativa de prevenir nuevas metástasis cerebrales y, también, reducir las metástasis presentes.

Parecería que ese es el caso de alectinib; el fármaco logró prevenir mejor que crizotinib nuevas metástasis del cáncer en el cerebro y en el sistema nervioso central. A su vez, el tratamiento con alectinib redujo las metástasis cerebrales presentes en 81 % de los pacientes y crizotinib las redujo solo en 50 %.

Los efectos secundarios más frecuentes del tratamiento con alectinib fueron fatiga, estreñimiento, edema, dolores musculares y anemia. Los efectos secundarios graves ocurrieron en 41 % de los pacientes en el grupo que recibió alectinib y en 50 % en el grupo que recibió crizotinib. Un porcentaje similar de pacientes en ambos grupos abandonó, interrumpió o cambió su tratamiento debido a graves efectos secundarios.

¿Estamos frente a un nuevo tratamiento estándar?

Las personas con cáncer de pulmón deberán hacerse exámenes para detectar la presencia de alteraciones en el gen ALK, manifestó la doctora Wakelee, porque "si alguien tiene una translocación en su tumor, sin ninguna duda es mejor que el tratamiento inicial sea un tratamiento dirigido al ALK en lugar de quimioterapia o inmunoterapia”.

Basándose en los resultados del estudio ALEX, la National Comprehensive Cancer Network recomendó alectinib como terapia de primera línea de preferencia para pacientes con ALK, en lugar de crizotinib o de ceritinib (Zykadia®). A principios de este año la FDA aprobó ceritinib, otro inhibidor de ALK, como terapia de primera línea para pacientes con NSCLC metastático con ALK.

No obstante, "podría argumentarse en favor de uno o de otro" respecto a la preferencia en cuanto a terapias de primera línea, dijo la doctora Wakelee. “Alectinib es sin duda una excelente opción de primera línea para pacientes con NSCLC con ALK, pero ceritinib y crizotinib están aprobados también en estas circunstancias y pueden tomarse en cuenta para algunos pacientes.”

El costo de alectinib quizá sea un problema para algunos pacientes, según cuál sea la cobertura de su seguro médico y la disponibilidad de tratamiento.

Otro problema es la disponibilidad de terapias de segunda línea. Al igual que con crizotinib, los pacientes que reciben tratamiento con alectinib, luego de cierto tiempo, suelen presentar resistencia al fármaco. La doctora Wakelee dijo que si un paciente recibe crizotinib como terapia de primera línea y más adelante se vuelve resistente al fármaco, deberá recibir tratamiento con otro inhibidor de ALK como alectinib, ceritinib o brigatinib (Alunbrig®).

La doctora explicó que “si se comienza con alectinib y el fármaco deja de funcionar, entonces la única opción restante es la quimioterapia”. Agregó que otros inhibidores del gen ALK no están aprobados por la FDA para el tratamiento de pacientes con resistencia a alectinib, si bien esto quizá cambie con nuevos medicamentos que parecen ser prometedores en los estudios de investigación en curso.

Actualmente se están realizando estudios clínicos para comparar crizotinib con otros dos inhibidores de ALK, brigatinib y ensartinib (también llamado X-396), como terapias de primera línea para el NSCLC con ALK.

< Artículo anterior

Copanlisib aprobado para linfoma folicular

Artículo siguiente >

Dasatinib aprobado por la FDA para algunos niños con leucemia mielógena crónica

La mayor parte del texto que se encuentra en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer puede copiarse o usarse con toda libertad. Se deberá dar crédito al Instituto Nacional del Cáncer como fuente de esta información e incluir un enlace a esta página, p. ej., “FDA aprueba alectinib para el tratamiento inicial de cáncer de pulmón con ALK fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Por favor, tenga en cuenta que los artículos del blog que están escritos por individuos fuera del gobierno pueden pertenecer al escritor, y el material gráfico puede pertenecer a su creador. En tales casos, es necesario ponerse en contacto con el escritor, con los artistas o con el editor para obtener su autorización para poder usarlo.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.

Archivo

2018

2017

2016

2015