Pasar al contenido principal

Noticias alentadoras y precauciones sobre el embarazo para las sobrevivientes de cáncer infantil

, por el Equipo del NCI

En un estudio nuevo se observó que hay buenas probabilidades de que las sobrevivientes de cáncer infantil tengan bebés sanos cuando son adultas.

Fuente: iStock

Primero, las buenas noticias: las sobrevivientes de cáncer infantil que quedaron embarazadas en la edad adulta tienen la misma probabilidad de tener bebés sanos que aquellas sin antecedentes de cáncer, según un nuevo estudio. Sus hijos tampoco tuvieron un riesgo más alto de defectos de nacimiento u otros problemas médicos al nacer. 

No obstante, el estudio señala que estas mujeres enfrentan otros riesgos durante el embarazo que pueden requerir atención obstétrica más intensiva. Por ejemplo, las mujeres que recibieron tratamiento del cáncer cuando eran niñas presentaron un mayor riesgo de varias complicaciones graves durante el embarazo, el parto y el período de posparto.

Los resultados se publicaron el 19 de enero en la Journal of the National Cancer Institute.

"El mensaje aquí es en gran parte positivo", dijo el investigador principal del estudio, el doctor Paul Nathan, del Hospital for Sick Children en Toronto (Canadá). "Las mujeres con antecedentes de cáncer infantil tienen buenas probabilidades de quedar embarazadas y, en su mayoría, están bien durante el embarazo. Pero es muy importante que las personas que las atienden sepan sobre estos riesgos".

En los Estados Unidos, muchos proveedores de atención de la salud no saben si un paciente recibió tratamiento del cáncer en la niñez, en particular si cambió de sistemas de salud o se mudó de ciudad o estado, explicó la doctora Emily Tonorezos, directora de la Oficina de Supervivencia del Cáncer (OCS) del NCI, quien no participó en el nuevo estudio.

"Hay acceso a atención obstetricia para embarazos de riesgo alto en casi todo el país, pero tal vez no se reconoce que las sobrevivientes de cáncer infantil necesiten ese tipo de atención", señaló la doctora. 

Tras superar la fertilidad: el embarazo

Hubo grandes avances en el tratamiento de muchos cánceres infantiles durante las últimas décadas. Hoy en día, casi el 85 % de los niños diagnosticados con cáncer vivirán 5 años o más, en comparación con el 58 % en la década de 1970. Muchos de esos cánceres no regresarán.

Estos logros permitieron que los investigadores se concentraran más en disminuir la toxicidad de los tratamientos y en mejorar la calidad de vida a medida que crecen los sobrevivientes de cáncer infantil.

El doctor Nathan comentó que "cuando hablamos con adolescentes y adultos jóvenes sobre las grandes preocupaciones que tienen después del cáncer, la fertilidad está entre las primeras".

Es posible que los tratamientos del cáncer afecten la fertilidad de los hombres y las mujeres. Por ejemplo, la radioterapia que se aplica alrededor o de forma directa en el abdomen, en la pelvis o en la columna vertebral, puede dañar los órganos reproductores cercanos. La radioterapia en el encéfalo también puede dañar la hipófisis, que controla la producción de ciertas hormonas necesarias para el embarazo. 

Algunos tipos de quimioterapia pueden afectar a los ovarios e interrumpir la liberación de óvulos y estrógeno. El tratamiento del cáncer durante la niñez también puede afectar la salud sexual, la imagen corporal y la estabilidad económica durante los años en que la mujer puede quedar embarazada.

Muchos estudios se concentraron en la conservación de la fertilidad, con resultados prometedores. Las mujeres y las niñas ahora cuentan con varias opciones para conservar la fertilidad, como congelar embriones u óvulos. Además, las nuevas tecnologías resultan prometedoras para los varones que reciben tratamiento del cáncer antes de tener la edad suficiente para congelar espermatozoides. 

Hasta la fecha, pocos estudios han investigado qué sucede durante el embarazo en las sobrevivientes de cáncer infantil. A pesar de la escasa información, hace poco se publicaron pautas internacionales para que los médicos asesoren a las pacientes sobrevivientes sobre temas relacionados con el embarazo, explicó la doctora Tonorezos.

Las pautas son un primer paso importante, prosiguió la doctora.

Además, señaló que "de todas maneras urgen otras investigaciones para saber más sobre los riesgos durante el embarazo de las sobrevivientes de cáncer infantil". "Creo que las sobrevivientes aún sienten cierto temor frente al embarazo después del cáncer".

El embarazo es posible con algunos riesgos para las mujeres

En el estudio, el doctor Nathan y sus colegas examinaron los datos que se obtuvieron mediante el programa de seguro médico de pago individual de Ontario (Canadá). Se identificaron a 4000 mujeres que recibieron tratamiento del cáncer entre 1985 y 2012 antes de cumplir los 21 años. 

El equipo relacionó por edad y código postal a cada una de estas 4000 mujeres con otras cinco mujeres que no habían recibido tratamiento del cáncer antes de los 21 años, y se compararon los embarazos notificados entre los dos grupos. También compararon los riesgos de aborto espontáneo después de las 20 semanas de gestación y de otros 40 problemas médicos (tanto para las madres como para los hijos).

Los investigadores encontraron que las sobrevivientes de cáncer tenían las mismas probabilidades de conservar el embarazo pasadas las 20 semanas. No obstante, casi el 9 % de los bebés de las madres que tuvieron cáncer fueron prematuros (es decir, nacieron antes de las 37 semanas de gestación), en comparación con el 6 % de los bebés de las mujeres que no recibieron tratamiento del cáncer.

No hubo diferencias en cuanto a defectos de nacimiento ni al puntaje de Apgar (una prueba de detección que se usa para decidir si el recién nacido necesita servicios médicos adicionales) en los bebés de las sobrevivientes de cáncer y las mujeres en el grupo de control.

Las sobrevivientes no tuvieron un riesgo más alto de preeclampsia, diabetes gestacional ni de tener un parto por cesárea. Sin embargo, tuvieron mayor riesgo de tener otras complicaciones, como problemas del corazón y complicaciones graves durante el parto o después de dar a luz. Varios aspectos de los antecedentes médicos o de los tratamientos de las pacientes se asociaron con complicaciones específicas del embarazo.
 

Complicaciones del embarazo después del tratamiento del cáncer Factores de riesgo para las complicaciones del embarazo
Nacimiento prematuro Quimioterapia con alquilante
Trasplante de células madre
Complicaciones graves del parto (por ejemplo, hemorragia con necesidad de transfusión de sangre, sepsis) Mayor edad en el momento del diagnóstico de cáncer
Trasplante de células madre
Problemas de corazón (por ejemplo, insuficiencia cardíaca, arritmia, valvulopatía) Mayor edad en el momento del diagnóstico de cáncer
Trasplante de células madre

En general, fue menos probable que las sobrevivientes hubiesen estado embarazadas antes de los 30 años, en comparación con las mujeres que no habían recibido tratamiento antes de los 21 años. Casi el 22 % de las sobrevivientes en el estudio tenían un embarazo registrado, en comparación con casi el 27 % de las mujeres que no recibieron tratamiento para un cáncer infantil.

En las bases de datos del estudio, no se recopiló información sobre si las mujeres no pudieron concebir. No obstante, en otros estudios se observó también un número menor de embarazos en las sobrevivientes de cáncer, escribieron la doctora Hazel Nichols, de la Universidad de Carolina del Norte, y el doctor Daniel Green, del St. Jude Children’s Research Hospital, en un editorial adjunto.

Los autores comentaron que dichas tendencias indican que "para apoyar a las sobrevivientes de cáncer, también es importante considerar las consecuencias indirectas del diagnóstico de cáncer temprano, como los problemas con las relaciones personales, los efectos en la salud sexual, y las posibles dificultades económicas, además de los retos de ser padres.".

Atención obstétrica para embarazos de riesgo alto

En general, la cantidad de complicaciones graves fue bastante baja. De más de 4000 sobrevivientes, solo 87 (casi el 2 %) tuvieron una complicación grave durante el parto o presentaron un problema cardíaco durante el embarazo. No obstante, las sobrevivientes de cáncer tuvieron el doble de probabilidad de tener uno de los dos problemas en comparación con las mujeres que no recibieron tratamiento del cáncer.

Además, los posibles efectos de estas complicaciones pueden ser graves. A las mujeres que recibieron tratamiento del cáncer antes de los 21 años les sería útil hablar con sus médicos sobre la necesidad de recibir atención obstétrica de riesgo alto, puntualizó el doctor Nathan.

Ese tipo de atención puede incluir la vigilancia de problemas de corazón durante el embarazo, así como el monitoreo frecuente del bebe.

El doctor Nathan explicó que la mayoría de las sobrevivientes embarazadas reciben atención de médicos de cabecera u obstetras que quizá no sepan nada de sus antecedentes de cáncer o de estos riesgos específicos. El doctor agregó que, "[averiguar] cómo comunicar esta información a los proveedores de atención de la salud será uno de nuestros objetivos principales".

Si los proveedores de atención de la salud están enterados de los antecedentes de cáncer de las pacientes, entonces también puede fomentar otras conversaciones importantes sobre la salud reproductiva. Por ejemplo, en algunas mujeres hay un inicio temprano de la menopausia después de tomar ciertos medicamentos quimioterapéuticos, señaló el doctor Nathan. Eso puede restringir sus oportunidades de concebir (o de recurrir a métodos de conservación de la fertilidad), en comparación con las mujeres que no recibieron tratamiento del cáncer.

"La responsabilidad de asegurarse de recibir una buena atención médica suele recaer en la sobreviviente y su familia", señaló la doctora Tonorezos. "No es donde tendría que recaer la responsabilidad, pero las sobrevivientes deberían [asegurarse de que] los proveedores de atención de la salud sepan algo de esa información, porque compartir datos no es parte de nuestro sistema de salud", agregó la doctora.

En el futuro, algunas investigaciones útiles para las sobrevivientes que desean quedar embarazadas, podrían probar qué estrategias de atención prenatal son más beneficiosas en la prevención de complicaciones peligrosas, comentó la doctora Tonorezos.

En general, estos resultados son alentadores, señaló la doctora y agregó que "la expectativa de un embarazo saludable y un bebé sano debería ser la norma, incluso para las sobrevivientes de cáncer infantil".

< Artículo anterior

El trametinib es la nueva opción de tratamiento para un tipo raro de cáncer de ovario

Artículo siguiente >

Las mujeres tienen más efectos secundarios graves por el tratamiento oncológico que los hombres

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Noticias alentadoras y precauciones sobre el embarazo para las sobrevivientes de cáncer infantil publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”