Pasar al contenido principal

La terapia dirigida es mejor que la quimioterapia para algunos niños con cáncer de encéfalo

, por el Equipo del NCI

Una forma líquida de dabrafenib y trametinib permite que los niños pequeños con glioma tomen sus medicamentos.

Fuente: iStock

Según los resultados de un estudio clínico nuevo, algunos niños con un tipo de cáncer de encéfalo que se llama glioma de grado bajo quizás tengan un nuevo tratamiento estándar. En el estudio, la combinación de dabrafenib (Tafinlar) con trametinib (Mekinist) resultó ser más segura y mejor que la quimioterapia estándar para achicar y controlar los tumores. 

Todos los niños en el estudio tenían una mutación genética que se llama BRAF V600 en sus células cancerosas. Asimismo, todos tenían un cáncer que no se pudo extirpar con cirugía o que había vuelto después de la cirugía. 

El dabrafenib y el trametinib son medicamentos de terapias dirigidas, tratamientos que atacan las células cancerosas que tienen un cambio específico en un gen o una proteína. El dabrafenib se dirige a las células con ciertas mutaciones en el gen BRAF y evita que la proteína BRAF alterada envíe señales de multiplicación. El trametinib bloquea la actividad de las proteínas que ayudan a enviar esas señales.

El investigador principal del estudio, el doctor Eric Bouffet, de The Hospital for Sick Children en Toronto (Canadá), informó que hubo una “diferencia llamativa e importante” entre los desenlaces de pacientes tratados con terapia dirigida y los pacientes tratados con quimioterapia.

La combinación de terapia dirigida achicó los tumores de más pacientes y los mantuvo controlados por casi tres veces más tiempo. Los niños tratados con terapias dirigidas también tuvieron menos efectos secundarios, incluso menos efectos secundarios graves. El 6 de junio de 2022, el doctor Bouffet presentó los hallazgos de un estudio aleatorizado de fase 2 en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO).

La doctora Melissa Hudson, experta en gliomas infantiles del St. Jude Children's Research Hospital, que no participó en el estudio, destacó que "los resultados de este estudio son bastante impresionantes y emocionantes por varias razones".

Durante una presentación de los hallazgos en la reunión de la ASCO, la doctora Hudson explicó que una de las razones es que los gliomas de grado bajo son los tumores de encéfalo más comunes en los niños. Y que, debido a que los gliomas crecen en el encéfalo, a menudo no es posible extirparlos. Además, explicó que la quimioterapia les causa problemas de salud a los niños más adelante en la vida.

Por eso, la doctora Hudson dijo que es muy emocionante contar con un tratamiento dirigido que es más seguro y eficaz que la quimioterapia.

Glioma de grado bajo

Los gliomas son tumores que crecen en el encéfalo o la médula espinal. Cuando se diagnostica un glioma en un niño, se asigna un “grado” al tumor. Los gliomas de grado bajo tienden a crecer y diseminarse más despacio que los tumores de grado alto.

La quimioterapia y la radioterapia son tratamientos estándar del glioma infantil de grado bajo que no es posible extirpar o que vuelve después de la cirugía. Si bien la gran mayoría de los niños con glioma de grado bajo (del 85 % al 96 %) sobreviven 10 años o más después del diagnóstico, es posible que tengan efectos secundarios graves a largo plazo del tratamiento, como daño en los nervios, trastornos endocrinos, dificultades de aprendizaje y problemas de fertilidad.

El doctor Malcolm Smith, de la División de Tratamiento y Diagnóstico Oncológico del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), que no participó en el estudio dijo que “Es importante identificar tratamientos que disminuyan al mínimo los efectos tardíos de largo plazo relacionados con el tratamiento en los sobrevivientes” de glioma de grado bajo.

Hay descubrimientos recientes acerca de la biología de los gliomas que condujeron a algunas ideas nuevas para el tratamiento. En particular, en los estudios se encontró que entre el 15 % y el 20 % de los niños con glioma de grado bajo tienen tumores con una mutación llamada BRAF V600. Por este motivo, se hicieron estudios clínicos de terapias dirigidas que bloquean el gen BRAF o las proteínas con las que se relaciona.

En 2019, el doctor Bouffet y sus colegas encontraron que el dabrafenib achicó los tumores de algunos niños con glioma de grado bajo. Casi al mismo tiempo, en algunos estudios clínicos grandes se observó que, para los adultos con cáncer de piel, cáncer de tiroides y cáncer de pulmón que tenían mutaciones BRAF V600, agregar trametinib al tratamiento con dabrafenib era mucho más eficaz que el dabrafenib solo.

Entonces, la doctora Bouffet y sus colegas probaron la combinación en un estudio clínico pequeño de niños con glioma de bajo grado y encontraron que el tratamiento era seguro. 

Eso condujo a este estudio más grande que fue el "primer estudio clínico aleatorizado del tratamiento dirigido en el que se comparó con la quimioterapia para los pacientes [pediátricos] con glioma de grado bajo", según indicó el doctor Bouffet.

Pruebas con la combinación de dabrafenib y trametinib

En el estudio participaron más de 100 niños de 1 a 17 años con glioma de grado bajo. Novartis, el fabricante de dabrafenib y trametinib financió el estudio.

Los participantes se asignaron al azar para recibir dabrafenib y trametinib, o los medicamentos de quimioterapia carboplatino y vincristina.

El doctor Bouffet explicó que, si el cáncer de un participante empeoraba mientras recibía quimioterapia, tenía la opción de cambiar a la combinación de terapia dirigida.

En general, ambas terapias dirigidas se toman en píldoras, pero para este estudio se usó una forma líquida nueva, que según el doctor Bouffet, facilita mucho que los niños más pequeños tomen los medicamentos.

Los tumores respondieron (es decir, se achicaron o desaparecieron por completo), en el 47 % de los pacientes del grupo de terapia dirigida y solo en el 11 % de aquellos en el grupo de quimioterapia. La combinación de terapia dirigida también mantuvo bajo control los tumores de los pacientes durante más tiempo: una mediana de 20 meses frente a 7 meses en los niños del grupo de quimioterapia.

Más segura que la quimioterapia

En los pacientes que tomaban dabrafenib y trametinib, los efectos secundarios más comunes fueron fiebre, dolor de cabeza y vómitos. El doctor Bouffet describió estos efectos secundarios como "manejables".

Hubo menos pacientes en el grupo de terapia dirigida que tuvieron un efecto secundario grave en comparación con los pacientes del grupo de quimioterapia (el 47 % frente al 94 %) o que suspendieron el tratamiento debido a los efectos secundarios (el 4 % frente al 18 %).

El doctor Bouffet señaló que el grupo de investigación continúa vigilando la seguridad a largo plazo del tratamiento de terapia dirigida.

El doctor Smith dijo que “las terapias dirigidas como las del dabrafenib y el trametinib podrían disminuir los efectos a largo plazo del tratamiento, pero que los niños que recibieron dabrafenib y trametinib se deben vigilar durante años para confirmar que este sea el caso”.

La doctora Hudson dijo que tiene la esperanza de que el enfoque de la terapia dirigida sea más seguro a largo plazo.

Comentó que “este tipo de terapia dirigida nos permitirá personalizar el tratamiento para estos niños y, con suerte, mejorar la calidad de la supervivencia a largo plazo”.

Solo para tumores con mutaciones en BRAF

La doctora Bouffet enfatizó que “es muy importante tener en cuenta que este no es un tratamiento para todos los pacientes con glioma de grado bajo”. Solo se aplica para niños cuyos tumores tienen una mutación BRAF V600.

Hay un tipo de prueba genética conocida como biomarcador o prueba molecular que permite saber si hay una mutación en BRAF en el glioma del paciente. 

Según la doctora Bouffet, en este estudio se demuestra la importancia de que los niños con glioma de grado bajo se hagan las pruebas de biomarcadores lo antes posible después del diagnóstico.

En marzo, el NCI inauguró la Iniciativa de Caracterización Molecular, un programa que ofrece pruebas de biomarcadores para pacientes jóvenes con tumores en el sistema nervioso central, incluso el glioma. Las pruebas están disponibles para los pacientes que reciben atención en un hospital afiliado con el Grupo de Oncología Infantil. Para obtener más información en inglés, visite el sitio web de la Iniciativa de Caracterización Molecular.

< Artículo anterior

La Administración de Alimentos y Medicamentos propone prohibir los cigarrillos mentolados

Artículo siguiente >

La ifosfamida quizás sea el tratamiento de elección para algunas personas con sarcoma de Ewing

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “La terapia dirigida es mejor que la quimioterapia para algunos niños con cáncer de encéfalo publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”