Pasar al contenido principal

Se aprobó atezolizumab para el tratamiento inicial de cáncer metastático de pulmón

, por Equipo del NCI

Atezolizumab funciona al dirigirse a la proteína de punto de control inmunitario PD-L1 en las células cancerosas.

Crédito: Adaptado de Onco Targets Ther 2017. doi: 10.2147/OTT.S90459. CC BY 3.0.

La persona con previo cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC) que no fue tratado y que se diseminó más allá del pulmón tienen ahora una nueva opción de tratamiento. El 6 de diciembre, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó el fármaco de inmunoterapia atezolizumab (Tecentriq) en combinación con un esquema convencional de bevacizumab (Avastin)paclitaxel (Taxol)carboplatino.

La aprobación abarca a pacientes con NSCLC cuyos tumores son de células no escamosas y carecen de la alteración causante del cáncer en los genes EGFR o ALK. En aproximadamente 70 % de las personas con NSCLC la enfermedad es del tipo de células no escamosas, la clasificación se refiere al tipo de células en las que se originó el cáncer.

Atezolizumab es un inhibidor de punto de control inmunitario, un fármaco que refuerza la capacidad del sistema inmunitario para atacar al cáncer.

Otra combinación de inmunoterapia y quimioterapia, que consiste en pembrolizumab (Keytruda)pemetrexed (Alimta) y carboplatino, está aprobada también por la FDA para el tratamiento inicial (o de primera línea) de personas con NSCLC metastático de células no escamosas cuyos tumores carecen de mutaciones en EGFR ALK.

Para pacientes con este tipo de NSCLC cuyos tumores tienen alta concentración de PD-L1 (una proteína de punto de control inmunitario), pembrolizumab por sí mismo es una opción adicional de tratamiento.

Con esta aprobación, la combinación con atezolizumab "se convierte en otra opción razonable, pero no está claro si es una mejor opción que otras combinaciones de quimioterapia e inmunoterapia", dijo la doctora Heather Wakelee, una especialista en cáncer de pulmón de la Universidad de Stanford.

La doctora Wakelee dijo que, dado que aún no se ha comparado en forma directa la eficacia de las combinaciones con atezolizumab y pembrolizumab, "va a ser difícil saber cómo elegir".

Un punto que diferencia las dos combinaciones son los posibles efectos secundarios. En general, estos esquemas quimioterapéuticos presentan toxicidades similares, e incluyen cansancio y recuento de glóbulos sanguíneos más bajo de lo normal. Pero paclitaxel causa, además, caída de cabello y neuropatía y pemetrexed no es adecuado para personas con problemas de riñón, explicó la doctora Wakelee.

Se deberá considerar también el costo, agregó la doctora. Todas las combinaciones de quimioterapia e inmunoterapia pueden ser muy costosas, pero una combinación puede ser más económica que otra según las diferencias de ubicación geográfica y seguro médico del paciente.

El estudio clínico IMpower150

Más de 1000 personas con NSCLC en 26 países, se inscribieron en un estudio clínico en fase 3 denominado IMpower 150 que condujo a la aprobación de la FDA de la combinación de atezolizumab, bevacizumab y quimioterapia.

Los participantes fueron asignados al azar para recibir el esquema de bevacizumab, paclitaxel y carboplatino, con o sin atezolizumab. El estudio clínico incluyó también a un tercer grupo de tratamiento, en el que los participantes recibieron una combinación de atezolizumab, paclitaxel y carboplatino. El estudio fue patrocinado por F. Hoffmann–La Roche/Genentech, el fabricante de atezolizumab y bevacizumab.

Los investigadores informaron que los participantes que recibieron la combinación de atezolizumab, bevacizumab y quimioterapia vivieron una mediana de más de 4 meses que quienes recibieron el esquema de bevacizumab y quimioterapia (19,2 frente a 14,7 meses).

La mediana del tiempo que los participantes vivieron sin que empeorara el cáncer (supervivencia sin avance) fue también mayor en el grupo que recibió atezolizumab, bevacizumab y quimioterapia (8,5 frente a 7 meses).

La mediana de la supervivencia sin avance y la supervivencia general fueron similares entre los pacientes que recibieron la combinación de atezolizumab y quimioterapia y entre los que fueron tratados con el esquema de bevacizumab y quimioterapia.

Entre los pacientes del grupo que recibió atezolizumab, bevacizumab y quimioterapia, los efectos secundarios graves más comunes fueron disminución del recuento de neutrófilos, ya sea sola o acompañada de fiebre, y presión sanguínea alta. En comparación con quienes recibieron el esquema de bevacizumab y quimioterapia, hubo más pacientes que recibieron el esquema con atezolizumab y presentaron erupción cutánea, estomatitis, neutropenia febril y hemoptisis.

Si bien los inhibidores de puntos de control como atezolizumab intentan desencadenar la acción del sistema inmunitario para atacar al cáncer, al acelerar al sistema inmunitario se puede dañar al tejido sano en forma accidental. Estas reacciones inmunitarias pueden ser graves, pero son poco comunes y en general reversibles.

Los efectos secundarios inmunitarios más comunes del tratamiento con atezolizumab, bevacizumab y quimioterapia fueron erupción cutánea; inflamación del hígado, del colon y de los pulmones; y cambios en la concentración de hormona tiroidea (hipotiroidismo o hipertiroidismo). Ninguno de los efectos secundarios inmunitarios se consideró grave.

Otras consideraciones de tratamiento

Las personas con NSCLC de células no escamosas que presentan alteraciones causantes de cáncer en EGFR o en ALK, generalmente se las trata inicialmente con terapias dirigidas específicamente a esas alteraciones. Pero cuando esas terapias dirigidas dejan de funcionar o no funcionan en lo absoluto, hay muy pocas opciones eficaces de tratamiento.

En el estudio clínico IMpower 150 se incluyó a más de 100 pacientes con alteraciones en EGFR o en ALK cuyo cáncer había empeorado o que habían presentado efectos secundarios intolerables con al menos una terapia dirigida aprobada.

Los investigadores hallaron que quienes fueron tratados con la combinación de atezolizumab, bevacizumab y quimioterapia tuvieron una mediana de supervivencia sin avance mayor que quienes recibieron el esquema de bevacizumab y quimioterapia (9,7 frente a 6,1 meses).

La doctora Wakelee explicó que, "hay una cantidad de médicos interesados en este [hallazgo]" porque no hay datos sobre la eficacia de la combinación con pembrolizumab en este grupo de pacientes. Pero es necesario obtener más datos para determinar si el tratamiento beneficia verdaderamente a estos pacientes, señaló la doctora.

Atezolizumab por sí solo está aprobado para pacientes con mutaciones en ALK o en EGFR que han empeorado con terapias dirigidas, y la esperanza es que la combinación sea más eficaz, agregó la doctora.

< Artículo anterior

Las aprobaciones de la FDA ofrecen nuevas opciones para pacientes mayores con LMA

Artículo siguiente >

Estudio de glioblastoma destaca las diferencias de sexo en el cáncer de cerebro

Si desea copiar algo de este texto, vea Derechos de autor y uso de imágenes y contenido sobre instrucciones de derechos de autor y permisos. En caso de reproducción digital permitida, por favor, dé crédito al Instituto Nacional del Cáncer como su creador, y enlace al producto original del NCI usando el título original del producto; por ejemplo, “Se aprobó atezolizumab para el tratamiento inicial de cáncer metastático de pulmón publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer.”